Logotipo Saldeporte

Vaquero está de vuelta en el Béjar: “Supuse que me aplaudirían, pero no esperaba una ovación así”

El centrocampista charro volvió el domingo a los terrenos de juego después de perderse toda la temporada pasada por una lesión en la rodilla

Vaquero presiona a Juan Ballesteros en una acción del derbi del domingo / FOTO: Béjar Industrial
Adrian A. García | 3 diciembre, 2019

El pasado domingo el Mario Emilio vivió una jornada especial. No lo decimos porque el Béjar Industrial ganara un derbi provincial frente al Hergar, sino por el regreso de un futbolista a los terrenos de juegos después de más de un año de lesión.

En el minuto 84, Arturo Vaquero entró en el campo en sustitución de Paredes y la grada se vino abajo con una atronadora ovación, unos aplausos que devolvió el propio jugador desde el césped. “Supuse que aplaudirían, pero no esperaba una ovación así y según salté y la escuché me salió devolver el aplauso. Muy bien, me sentí muy querido”, reconoce.

Ese breve rato fue el primero desde los 74 minutos que disputó en su último partido oficial. Fue el 6 de mayo de 2018 en una goleada por 5 a 1 ante el Betis en la jornada 32. En las dos siguientes no participó y la temporada 2018-19 se la pasó en blanco por un rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

En el tradicional Trofeo de Ferias que disputan el Béjar Industrial y el Guijuelo justo antes del inicio del curso, el centrocampista salmantino realizó un mal giro que le ha mantenido un año en el dique seco.

“Estuve 2-3 meses con una fisio de Béjar haciendo la rehabilitación, por mi cuenta contraté a un recuperador aquí en Salamanca y desde febrero llevo yendo 2-3 días por semana para readaptar la vuelta al juego. Este mes he acabado. Ha sido bastante dura por el tiempo, se te hace muy largo, muy pesado, ves jugar a los compañeros y tú te quedas con las ganas“, confiesa.

En verano, el medio charro comenzó la pretemporada con el grupo, pero dos lesiones en los isquiotibiales y una en el gracil le habían impedido debutar hasta el momento. Después de un mes de trabajo, Fernando Ferreiro consideró que ya estaba apto para participar en un encuentro de liga.

Además, la buena noticia de su retorno se ha sumado a la dinámica de un equipo que parece haber remontado el vuelo en las últimas jornadas: “Al principio un poco mal, el equipo no funciona, mucha rabia y ahora parece que llevamos tres partidos que hemos encontrado lo que queríamos, solidez defensiva y más juego. La tónica de los ocho primeros partidos es que no has jugado con un rival que te gane porque ha sido mejor, ninguno ha sido superior como tal, pero cometíamos errores y nos penalizaban mucho. De cara a gol no tenías la fortuna de ahora, teníamos ocasiones y no finalizábamos”.

Criado deportivamente en el Caja Segovia de fútbol sala y en el Quintanar, Vaquero llegó al Béjar Industrial hace cinco años, cuando convenció a Manolo Gallego de su valía para la medular textil, un lugar en el que ‘redebutó’ frente al Hergar y en el que espera tener su sitio a partir de ahora. “Poder trabajar entre semana en los entrenamientos, dar el máximo, que el entrenador lo vea y decida darme minutos. Aprovechar, ayudar al equipo y poco a poco, todavía no tengo la confianza y la seguridad en el juego“, concluye.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *