Logotipo Saldeporte

FÚTBOL (en mayúsculas)

Por Raquel Fernández (@awiezail), periodista

Raquel Fernández | 12 febrero, 2020

¿Qué porcentaje de jugadoras de Primera División llegan desde el córner a la portería?“, José María García, periodista. 2019

La semana pasada pudimos disfrutar en el Helmántico de la Supercopa de fútbol. Los cuatro mejores equipos del 2019 se daban cita en Salamanca para decidir al campeón de España. Real Sociedad, Levante, Atlético de Madrid y Barcelona consiguieron que la ciudad se volcara con el torneo, a pesar de la Federación y de los medios de comunicación.

Sí, no he dicho Supercopa femenina de fútbol. Me niego a poner el adjetivo ‘femenino’ en todo lo referido a cualquier deporte practicado por ellas. Cuestión de valores. Y de principios. Porque jamás me he referido a ningún deporte con ellos como protagonistas como ‘masculino’. El deporte es deporte, independientemente de quién lo practique. Y lo que no he hecho para unos… me niego a hacerlo para ellas.

Después de esta pequeña aclaración, volvamos a la semana pasada, volvamos al Helmántico. El Barcelona fue, sin duda, el gran triunfador. El subcampeón de Europa demostró que hizo bien los deberes en verano y que su abultada derrota ante el Lyon en la final de la Champions League fue un estímulo para seguir mejorando día a día. Ahora mismo, en España, no tienen rival. Y así lo demostraron eliminando en semifinales a su talón de Aquiles los últimos cuatro años, el Atlético de Madrid; y goleando a las vigentes campeonas de la Copa de la Reina, la Real Sociedad.

El fútbol interesa. Claro que interesa. Aunque algunos, como Luis Rubiales, parece que todavía no se han enterado. Pero tal vez lo comprobó durante esos días en Salamanca, una ciudad volcada con el deporte practicado por ellas más que por ellos, tal vez porque en los últimos años solo reciben alegrías de ellas, en este caso de otro deporte, el baloncesto. Pero Salamanca respondió a la cita como merecía un torneo de estas características, porque no siempre se tiene la oportunidad de ver en directo a jugadoras de la talla de Nahikari, Lola Gallardo, Alexia o Alba Redondo.

Y respondió la ciudad a pesar de la Federación Española de Fútbol que, en vez de cuidar un poco este torneo, decidió poner los partidos de la Copa del Rey a la misma hora que los de la Supercopa. Y, para colmo, no respetó que el mejor partido que se puede ver hoy en día en España, el partido que consiguió llenar el Wanda Metropolitano y batió récord de asistencia a un partido de fútbol jugado por ellas, el que enfrentaba a Barcelona y Atlético de Madrid, empezara una hora después que el Madrid-Real Sociedad y una hora antes que el Athletic de Bilbao-Barcelona de Copa del Rey. Y aun así, 7.000 personas asistieron al Helmántico para verlas. Sí, para verlas a ellas. Más de 9.000 en la final.

El fútbol, femenino o masculino, interesa. Da igual si lo juegan ellas o ellos, la gente responde. Pero hay una gran diferencia: ellas siguen luchando por conseguir un convenio colectivo, siguen teniendo que parar durante los partidos para que el mundo las escuche, siguen teniendo que aguantar ver cómo el presidente de la Federación dice que ‘ya estamos haciendo un esfuerzo increíble’. Siguen, por desgracia, a años luz de ellos. Como en la vida diaria. Y como se demuestra en los medios de comunicación. Se pueden contar con los dedos de la mano las portadas en las que las protagonistas sean ellas. Después de que el Barcelona goleara en la final a la Real Sociedad, los dos diarios deportivos más importantes de la Ciudad Condal decidieron que esta victoria no era importante, dándoles un espacio irrisorio en portada. Casi que, para eso, se lo podían haber ahorrado. Hay mucho por lo que luchar todavía. Mucho camino que recorrer. Pero que no pongan de excusa a los aficionados, porque ellos y ellas sí responden.

Cuando pedimos igualdad no hablamos de salarios, sino darle al público facilidades para que nos pueda ver jugar“, Alexia Putellas, jugadora del Fútbol Club Barcelona y de la Selección Española.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *