Logotipo Saldeporte

María Neira: “El cambio del fútbol femenino desde que llegué al Santa Teresa ha sido brutal”

La jugadora salmantina cumple su sexta temporada en Badajoz, donde este curso espera acabar sus estudios de medicina

María Neira en una rueda de prensa / Foto: Liberbank Santa Teresa
Ricardo Alonso-Bartol | 13 febrero, 2020

Lo primero de todo, la pasada semana el fútbol femenino ha sido el gran protagonista de la actualidad deportiva de Salamanca, debido a la celebración de la primera edición de la Supercopa. ¿Cómo has vivido este evento desde la lejanía?

Pues a duras penas. Me enteré y me alegré un montón, lo puse por todas las redes sociales lógicamente, pero justamente coincidía con mi partido. Jugábamos en Canarias, he intentado poder ir aunque sea a la final, pero no he podido. Lo he vivido en la distancia y viendo todos los resúmenes y todo lo que he podido. Mi madre por suerte ha podido estar allí y verlo, y muy bien. Por cierto, aprovecho para darle mi enhorabuena al Barça.

¿Ni siquiera pudiste verlo por televisión?

Qué va. La primera semifinal la estuve siguiendo por twitter, porque tenía una reunión, y no pude verla. La siguiente me la estuvo retransmitiendo mi madre, mandándome audios por whatsapp, porque me era imposible estar en casa. Y en la final estábamos fuera, viajando. Ha sido imposible cuadrar horas.

Te has enfrentado a todos los equipos que participaron en la Supercopa. Con las imágenes que has visto, ¿se te hizo raro verles jugando en el estadio Helmántico?

Me hacía mucha ilusión, la verdad. Por desgracia no he podido jugar nunca en el Helmántico, aunque lo he pisado. Pero raro no se hace, el fútbol femenino está dando un cambio brutal. Salamanca tiene un equipo en Primera Nacional, pero todas las ciudades van a ser importantes en esta época y me alegré un montón de que Salamanca recibiera estos partidos tan importantes. Y la gente, que aproximadamente 10.000 personas en una final de la Supercopa me parece brutal para la ciudad.

Precisamente de Salamanca saliste con 18 años y esta es tu sexta temporada en el Santa Teresa, donde has experimentado en primera persona toda la explosión del fútbol femenino.

Sí, como dices me vine por la llamada de un club de Primera División, que siempre es llamativo. Además en esa época yo no sabía nada más que Salamanca, venía a algo novedoso y en estas seis temporadas el cambio ha sido brutal. Desde el primer año en el Santa Teresa hasta ahora, tengo una mentalidad completamente distinta con respecto al fútbol femenino, y eso es también gracias a la visibilidad que tiene ahora y que hay que seguir dándosela. Esto tiene que seguir creciendo y que no pare, ahora que ya ha empezado que ha sido lo complicado. Que se vea desde las pequeñas hasta nosotros, que somos las ligas superiores, que no decaiga. Hay que inculcar que el fútbol femenino siempre va a estar a la altura del masculino en modo deportivo.

¿Esperabas cuando llegaste a Badajoz que esta se convertiría en una segunda casa?

Nunca lo he comparado con Salamanca, es donde nací futbolísticamente y siempre va a ser mi casa en este deporte. Pero Santa Teresa se ha convertido en una familia para mí, porque a parte del fútbol estoy estudiando medicina y es lo que me ha hecho quedarme aquí. Los estudios y el fútbol, que he podido compaginarlos correctamente.

¿Es fácil compaginarlo o hay que hacer malabarismos?

Bueno, fácil no es. Tienes que echarle mucho tiempo a las dos cosas, lógicamente estando en el nivel profesional en el que estoy yo hay que echarle mucho tiempo. Hay que aprovechar el tiempo al máximo, tanto cuando estás entrenando o con el equipo, como cuando estás en la carrera o estudiando.

En el Santa Teresa eres una jugadora clave dentro del equipo y habitual en el once titular. ¿Sientes cierta presión?

Presión en sí no es algo agradable, no siento presión sino responsabilidad y es algo que me gusta. A lo largo de los años el míster y el club cuentan conmigo, me dan la posibilidad de seguir y eso me gusta, lo he ido demostrando a lo largo de este tiempo. El equipo sabe que cuesta conmigo siempre y al final es algo positivo.

Ayuda a crecer, ¿no?

Claro. Desde que llegué aquí he aprendido un montón, tanto futbolísticamente como personalmente. Y eso me lo ha dado mucho el fútbol y el tiempo que le estoy dedicando.

Como ya hemos comentado llegaste al Santa Teresa con solo 18 años, directamente a Primera División. ¿Valoras más ese nivel en el que jugaste ahora que estás en el Reto Iberdrola peleando por regresar a la máxima categoría?

Sí, por supuesto. Es lo que siempre se dice que no valoras algo hasta que lo pierdes, y es verdad. El fútbol femenino ha dado un boom estos años, la liga en la que estoy yo ahora se puede asimilar a los primeros dos años que yo estuve en Primera División. Las jugadoras hemos ido evolucionando y yo creo que eso, tanto técnicamente como futbolísticamente, cada una ha aumentado su nivel, y eso ha hecho que la Liga Iberdrola crezca mucho. Además, las jugadoras con las que me enfrento ahora mismo son las que estaban anteriormente en Primera conmigo. El nivel está subiendo a escalones gigantes.

Actualmente sois líderes del Reto Iberdrola y contáis con cuatro puntos de ventaja sobre el siguiente clasificado a falta de diez jornadas. ¿Veis cerca el ascenso?

En esta liga te digo que no. Aquí en muchos partidos, hasta los equipos grandes como el mío, nos podemos dejar punto en los campos que menos te lo esperas. Ojalá lo viésemos cerca, pero no. Lo vemos posible y esos cuatro puntos de ventaja siempre dan un plus, pero hasta el último partido no se va a decidir esto.

¿Qué significaría para ti regresar a la máxima categoría del fútbol femenino español?

Ahora mismo sería un premio. Por el esfuerzo que ha tenido el club y el equipo durante la temporada pasada y esta, porque tenemos una espinita clavada del año pasado contra el Tacón.

Lleváis además actualmente cuatro victorias consecutivas y seis partidos sin perder. ¿Os encontráis en vuestro mejor momento de la temporada?

Puede que sea el mejor momento del equipo, perfectamente. Pero la mentalidad que tenemos nosotros es de ganador ahora mismo. Hay que ganar día a día en las jornadas que quedan, son todo finales. Lo que nos puede hacer campeones es ir día a día, no pensar en cinco o seis partidos y ganar, o pensar que en unas semanas viene un rival más fuerte. Hay que seguir puntuando, llevarnos el campeonato y lograr el ascenso.

María Neira a la finalización de un partido / Foto: Santa Teresa CD

¿Te ves muchos años más en el Santa Teresa?

No me lo planteo. Pienso en este año, en el 10 de mayo que es el último partido, en ganar la liga y subir a la Liga Iberdrola. No me planteo nada más, que el equipo esté en Primera y ya a partir de ahí se verá en el futuro.

Imagino que acabar la carrera este año ayuda a la hora de poder planificar el futuro futbolístico, ¿no?

Sí, como son seis años he tenido mucho tiempo y siempre te planteas qué harás cuando acabes. Pero ahora que estoy en el último año no me planteo nada porque todo puede pasar.

Hablamos en una entrevista previa sobre la huelga del fútbol femenino. ¿Cuánto daño crees que hace el retraso que lleva la firma del convenio colectivo?

Lo de la huelga es un poco controvertido, el Reto Iberdrola no está dentro de ese convenio y no tengo mucha idea, la verdad. Pero se vio en la final de la Supercopa, el minuto antes de empezar, que necesitamos un convenio ya. Las jugadoras están hartas y cansadas, y hay que visibilizarlo.

¿Ha ayudado a la competitividad de la segunda división la reforma llevada a cabo por la RFEF?

Es mejor por una parte, pero al subir solo el primero de cada grupo tiene más complicación que luego jugar un play-off. Desde mi punto de vista, y estando en esta liga, veo más difícil poder ascender.

Se ha reestructurado también la Copa de la Reina, en la que en vez de participar ocho equipos ahora compiten todos los de Primera División (Liga Iberdrola). ¿Crees que ayudaría todavía más aumentar abrirlo a categorías que hay por debajo como el Reto Iberdrola o incluso la Primera Nacional?

Sí, creo que es algo que daría un plus. Al final pasaría igual que en el masculino, un equipo de Segunda puede ganar a uno de Primera y hacen que las ligas inferiores se refuercen, sean más potentes y que no haya tanta diferencia. Por eso se creó el Reto Iberdrola, porque de una categoría a otra había mucha diferencia y el equipo que subía solía acabar descendiendo. Todo esto le puede dar un plus a las categorías inferiores, puede ser muy positivo, ya que la Primera Iberdrola tiene más soporte económico.

Volviendo a nuestra ciudad, el Salamanca UDS Femenino está inmerso en la pelea por llegar al Reto Iberdrola. ¿Sigues la actualidad del club habitualmente?

Sí, algo veo, siempre que puedo. Me enteré de la convocatoria de Carmen con la selección española y he visto que están segundas en liga. Me alegro un montón, la verdad. No he seguido los resultados semanales, pero cuando puedo veo la clasificación.

Imagino que hay ganas de que sigan, pero sin coincidir contigo en la categoría, ¿no?

Bueno, no me importaría jugar en contra, la verdad, aunque espero que el próximo año podamos estar en la Liga Iberdrola. Aun así no podría ser, porque su grupo sería el del norte y el nuestro es el sur.

Hablabas también de esa convocatoria de Carmen con la selección española sub-17. Pese a tu juventud, como jugadora salmantina con varias temporadas en la máxima división del fútbol español, ¿qué consejos le darías?

El consejo que siempre doy es que si algo te motiva para dedicarle tiempo, dedícaselo bien invertido. Con esfuerzo todo se llega. Así me ha ido muy bien tanto en el fútbol como en el ámbito personal y en el estudio.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *