Logotipo Saldeporte

Bego, del Intersala, tras superar su lesión: “Mi mayor recompensa es volver con mis compañeras”

La jugadora vallisoletana ha atravesado una situación muy complicada tras lesionarse de gravedad el pasado verano. Gracias a su entrega ha vuelto a la pista para ayudar al equipo a mantener la plaza en Segunda División

Bego, segunda por la izquierda en la fila de arriba, durante un viaje con el equipo / FOTO: Intersala
Álvaro Mongil | 27 febrero, 2020

¿Como se definiría Begoña García desde su perspectiva de jugadora?

Begoña García se define como una jugadora polivalente, muy intensa en todos los aspectos del juego. Destaca más por el trabajo constante que por la calidad individual.

¿Qué trayectoria has tenido en el mundo del fútbol sala desde tus inicios?

Con 17 años empecé a jugar en el equipo federado regional de mi pueblo, La Cistérniga. Tres años más tarde pasé a jugar en el equipo universitario de Valladolid, a partir del 2015 estuve alternando fútbol 11 (Parquesol CD y Rondilla CF) con el equipo de fútbol sala federado regional de Laguna de Duero, hasta el año pasado que Intersala se puso en contacto conmigo

Ahora te encuentras jugando en Segunda División, aunque el debut ha tardado en llegar por culpa de una grave lesión en el tendón de Aquiles. ¿Cómo te encuentras tras tanto tiempo inactiva?

La verdad es que parece como si no me hubiese lesionado. Volví a jugar un partido después de seis meses y mentalmente no me ha pasado factura. Obviamente, físicamente hay muchísima diferencia a cómo estaba antes de lesionarme, pero es algo que seguiré mejorando con los entrenamientos y partidos.

¿Que se te pasó por la cabeza cuando supiste la gravedad de la lesión y sus consecuencias?

Fue el momento más difícil que he vivido. Cuando fui consciente de que me había roto el tendón de Aquiles no me lo podía creer. Estaba muy ilusionada de empezar este proyecto, nunca me había planteado jugar en Segunda División y de repente todo se pierde. Me dijeron que tenía la temporada perdida y ante esta situación tienes que rehacerte, cambiar la mente y luchar más que nunca para volver cuanto antes junto a tus nuevas compañeras. Que, por cierto, es mi mayor recompensa.

Se suele decir que se sufre más desde la grada, ¿cómo viviste durante los meses de baja los partidos de tus compañeras?

Pues he de decir que sí, que es cierto que es bastante intenso ver un partido tras otro desde la grada, y animar al equipo es tu única manera de ayudar. Estar en la grada me ha enseñado a vivir el fútbol sala desde otro punto de vista que me va a aportar mucho en el terreno de juego.

Hablando del equipo, es el primer año en Segunda División y los resultados no son los deseados, ¿se podría decir que estáis pagando la novatada?

Sí, totalmente. Es una liga a la que tienes que adaptarte cuanto antes y si no lo haces pasa lo que nos está pasando. Apenas te dejan reaccionar. Veníamos de una categoría que no se penalizaban los fallos propios y aquí no puedes tener ni uno.

La llegada a una nueva categoría siempre es complicada. ¿Ves al equipo capacitado para conseguir la permanencia?

Mi equipo puede con todo, pero es complicado por el margen tan justo que tenemos. No me cabe duda de que lo seguiremos intentando hasta el final, pero considero que lo más importante es que disfrutemos de donde estamos y que nos quede un bonito recuerdo de esta temporada y a nivel equipo eso lo vamos a tener independientemente de los resultados.

Competís en un grupo con equipos de Madrid o Canarias, entre otros, siendo los equipos de estas comunidades los conjuntos punteros de la liga. ¿Veis que tengan mucho más nivel estos equipos?

Hay cinco equipos en la liga que marcan la diferencia, de los cuales no puedes contar con puntos a no ser que fallen ellos. El resto de equipos tienen un nivel similar, más bajo, pero tampoco fáciles.

Habéis hecho de vuestro hogar el pabellón de la Alamedilla, ¿habéis conseguido enganchar a la gente para que os siga jornada tras jornada?

No tenemos mucha afición que nos siga. Casi siempre vienen a vernos los familiares y los amigos de cada una, que por pocos que sean sí que se nota su apoyo y empujan al equipo.

¿Qué mensaje darías a todos aquellos que todavía no han sentido esa curiosidad por ver al Intersala Femenino?

Si vienen una vez a vernos, vendrán más. El juego femenino no es tan físico o tan rápido como el masculino, pero aportamos otros aspectos al juego como la lucha, la intensidad, o la inteligencia en el juego y eso hace que enganche a la afición.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *