Logotipo Saldeporte

La San Silvestre Salmantina entrega el chip solidario al centro Ranquines de Cáritas y a Aspas-Salamanca

La recaudación de esta última edición ha sido de 8.000 euros, que se repartirá entre las dos asociaciones sin ánimo de lucro

Molinero, responsable del CD Padre Basabe, durante la última San Silvestre Salmantina
Redacción | 28 febrero, 2020

Este jueves, el Club Deportivo Padre Basabe ha entregado en el Colegio San Estanislao de Kostka el chip solidario de la última edición de la San Silvestre Salmantina, dotado con 8.000 euros, a repartir entre dos entidades sin ánimo de lucro de nuestra ciudad: el Centro de Salud Mental Ranquines de Cáritas Salamanca y Aspas-Salamanca, la Asociación de Padres de Niños Sordos, por el trabajo que ambas llevan a cabo en sus respectivos ámbitos.

Ranquines es un centro de día para personas con trastorno mental de Cáritas Diocesana de Salamanca. El 70 por ciento de las personas que han acompañado en su centro estaba en situación de exclusión social o alta vulnerabilidad. Es un hecho que la prevalencia de enfermedades mentales es significativamente superior entre las personas en situación de exclusión social. Desde la propia experiencia de las personas con problemas de salud mental que se acompañan en Cáritas, quieren hacer énfasis en la dificultad que tienen para el acceso a la vivienda por el peso del estigma social. La falta de vivienda les afecta cuatro veces más que a la población general.

Con la aportación económica del Club Deportivo Padre Basabe pretenden ayudar a las personas que participan en su centro de día y que no tienen hogar, para el alquiler de una vivienda entre varias personas con el fin de que puedan ayudarse mutuamente, cuenten con cierta garantía económica y con el apoyo de los profesionales y voluntarios del Proyecto Ranquines.

La segunda entidad, Aspas-Salamanca, es la Asociación de Padres de Niños Sordos de Salamanca, creada en 1982 con el propósito de defender y luchar por los derechos de las personas sordas y sus familias. Atiende, en la actualidad, a más de 70 familias con niños sordos y además de ofrecer servicios directos como la atención y apoyo a familias, la logopedia o el apoyo educativo, trabaja en la sensibilización sobre esta discapacidad invisible, intentando conseguir que la población se conciencie sobre los problemas que conlleva la pérdida auditiva. Además, trabaja por la inclusión de las personas sordas en todos los ámbitos de la sociedad a través de la accesibilidad universal. Este año está ofreciendo un nuevo servicio a sus socios, la atención psicológica, y el premio del chip solidario se empleará para ampliar dicho servicio.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *