Logotipo Saldeporte

Pablo Cortés: “He echado de menos una llamada del Salamanca CF UDS, no tanto a nivel deportivo sino por la situación en la que estamos”

Entrevista con el entrenador charro, que abandona el club después de tres temporadas en las que consiguió dos ascensos

Pablo Cortés dirige al Salamanca CF UDS / Foto: Roberto Sánchez
Ricardo Alonso-Bartol | 15 mayo, 2020

Acaba una temporada atípica por todo lo que ha ocurrido en ella del modo más extraño posible.

Sí, la verdad que nadie esperaba que se acabase así. Surgió esta mala situación de la pandemia y bueno, lo que queríamos era acabar en el terreno de juego, que es donde nos gusta, pero lamentablemente no ha podido ser así. Es una situación un poco extraña acabar en casa, por así decirlo.

Como anunció hace unos días Salamanca24horas, después de tres cursos también termina tu etapa en el Salamanca CF UDS. ¿Cuándo decidiste que había llegado el momento de cambiar de aires?

Pues en todo este tiempo lo he ido pensando, en estas últimas semanas. Han sido tres temporadas muy intensas, con mucho cambio entre primer equipo y filial, en las que me he involucrado mucho en el club. También tras haber participado en el ascenso del filial a Tercera y del primer equipo a Segunda B, esta última temporada es un punto de inflexión. A mí se me termina el contrato ahora, tampoco he visto una predisposición del club y ha llegado el momento para buscar nuevos retos y proyectos. Me da pena que la salida o el fin de esta etapa haya llegado de esta manera, no en una situación normal, pero muchas veces no se elige cómo se va a acabar.

¿Ha habido algún detonante o ha sido una acumulación de gotas que han acabado por colmar el vaso y te han hecho optar por salir del club?

No hay nada en especial, simplemente que acabo contrato. Solo tenía hasta 2020 y viendo que el club tampoco me ha propuesto una oferta de renovación y que en estas tres temporadas ha sido mucho desgaste por todo el trabajo que hemos hecho, tanto en el primer equipo como en el filial, creo que es el mejor momento.

¿No ha influido entonces esta temporada con tu vuelta al filial, en el que has visto entre otras cosas cómo se marchaban numerosos jugadores sin que llegara nadie a relevarles?

Sí que es verdad que ha sido una temporada muy peculiar. En mi cabeza, y como objetivo personal, esta era una temporada tranquila en Tercera División, con una plantilla que prácticamente el 50% estaba confeccionada por mí y conocía muy bien a los jugadores. Tenía pensada una temporada tranquila, en la que disfrutar, pero todo cambia la semana antes de comenzar la competición cuando voy al primer equipo. No es lo mismo estar en Tercera, sin tanta presión, que ir al primer equipo. Es verdad que ha sido una temporada peculiar, porque cambio al primer equipo y luego otra vez al filial, donde las condiciones y los medios de trabajo nos hubiera gustado que fueran distintos. Creo que es el momento. La primera temporada, con el ascenso a Segunda B, creo que el trabajo estaba hecho. La segunda temporada, con el ascenso a Tercera, el trabajo estaba hecho. Y creo que esta temporada, con los cambios que ha habido entre primer equipo y filial, creo que la temporada está hecha y es momento de buscar otras cosas.

Todo esto te habrá servido para aprender bastante en unas situaciones a las que no te habías enfrentado.

Por supuesto. Estos tres años para mí han sido, cada temporada con su particularidad, tres másters pagados distintos. La verdad que en ese sentido es de agradecer al club que viviendo en la situación que estamos del fútbol, que no es fácil, me haya servido de tanto aprendizaje. Cada situación, tanto en un primer equipo ascendiendo a Segunda División B y vivir un play-off, como la segunda temporada en que sin tantos recursos ni medios pudimos ascender a Tercera con un colchón de nueve puntos sobre el segundo. Y esta temporada, entrenar en Segunda B, es otro máster. Además la situación del filial no era sencilla y me ha servido de aprendizaje.

Llegabas al club sin experiencia en el fútbol sénior y te marchas con dos ascensos, uno a Tercera y otro a Segunda B, y diez encuentros en la categoría de bronce, por lo que supongo que el balance que haces de tu paso por el Salamanca CF UDS a nivel deportivo es muy positivo.

A ver, yo llegué al club como entrenador del filial y director de cantera. Pero con todo lo que pasó, tienes que estar preparado para cualquier situación que se presente. Llegó la posibilidad primero de estar de forma interina, luego de segundo entrenador, luego en forma ya como primer entrenador y hay que estar preparado. Yo sí me sentía preparado si pudiese llegar esa opción, me sentía con capacidad. Sí que es verdad que ahora tengo más años de experiencia, que es algo que vas adquiriendo, y ahora me siento más preparado que hace tres temporadas, evidentemente. La experiencia del play-off, de ascender, dos años, de Segunda B, y ahora estoy mucho más formado como entrenador que hace tres temporadas, que venía prácticamente del fútbol base. Pero un entrenador creo que tiene que estar preparado para cualquier situación que se le presente. Cuando sacas los títulos, o en mi caso hice un máster profesional y otro de fútbol de alto rendimiento, tienes que estar preparado si te llega esta oportunidad.

Esto es un poco trampa, porque a toro pasado todos somos Manolete, pero ¿qué cambiarías de tu paso por el Salamanca CF UDS?

Bueno, pues lo hecho, hecho está. Yo creo que de todas las situaciones, a mí me gusta sacar lo positivo. Lo que a lo mejor no haya podido salir bien, reflexionar, y estos días de confinamiento me ha dado por pensar mucho, por analizar lo que hemos hecho en estas tres temporadas, o incluso de toda mi carrera como entrenador. Tampoco cambiaría muchas cosas, hay decisiones que no dependen solo de ti, entonces simplemente reflexionar sobre lo que hemos hecho, sacar lo positivo y analizar algunas cosas que podrías cambiar. A toro pasado como dices todo se ve desde otra perspectiva, pero me voy contento, orgulloso, agradecido al club por la oportunidad que me dio para lo primero entrar, lo segundo llegar al primer equipo, y lo tercero poder entrenar en una categoría como la Segunda B. No echo en falta nada, son situaciones que se dan y en ese momento siempre piensas que es lo mejor.

¿Has llegado a hablar con el club para trasladarles tu decisión?

No, no he hablado con ellos. Saben que mi contrato acababa esta temporada y que durante todo este tiempo no se ha hablado nada. Imagino que sabiendo ellos que se acaba el contrato, cualquiera de las dos partes puede tomar una decisión. O bien ellos de que yo no continúe, con la no renovación, o por mi parte no firmando esa renovación. No he hablado con ellos porque tampoco ha habido una llamada del club proponiendo una oferta de renovación. Y también tengo una experiencia similar hace dos temporadas, estuvimos esperando hasta el último momento y luego no se dio la circunstancia de renovar. Además, considero que es el mejor momento.

Pese a que crees que ha llegado ese momento, ¿has echado de menos esa llamada por parte del Salamanca CF UDS?

Sí. Lo primero, por la situación en la que estamos, un interés de ver cómo nos encontramos…no tanto a nivel deportivo. Pero son situaciones que tampoco puedes controlar. Yo siempre digo controla lo controlable, lo que no puedes controlar se escapa de nuestras posibilidades. Es lo que hay.

Tenías también varios colaboradores cercanos dentro del club, como tu segundo Jorge García del Río. ¿Has hablado con ellos?

Sí, Jorge es el primero que sabía esta decisión. Al final Jorge es mi prolongación, por así decirlo, mi mano derecha. Sabe todo, cómo pienso, conoce todo sobre mí y es una de las primeras personas que sabía de mi decisión. También digo que esta es una decisión personal, es de Pablo Cortés, porque yo no continúe en el club no quiere decir que las persona que sean más allegadas a mí, o mi cuerpo técnico, no tengan por qué seguir. Eso lo quiero dejar claro, el que no va a continuar es Pablo Cortés porque se le acaba el contrato y piensa que es el mejor momento para irse del club después de tres temporadas que han sido muy intensas. Soy yo el que decide buscar nuevos caminos, no el resto de compañeros. Tendrán que hablar con el club, se tendrá que preocupar y hablar con ellos para ver qué deciden. Su situación es particular.

¿Te gustaría que te acompañaran aun así en un nuevo proyecto?

Todo está por ver. Estos días yo lo que quería era reflexionar sobre la decisión, estar totalmente convencido; esa era mi primera idea. Y lo segundo, habrá que ver los proyectos que salen, cuál es la mejor opción para ir. También digo que la opción tiene que ser algo que me llene, un proyecto interesante tanto a nivel deportivo como de entrenador, que me ilusione. Está por ver, como digo la decisión de cambiar de aires es mía, no de todos, así que ya se verá si el club ofrece una renovación a Jorge como entrenador del filial. Ya lo estuvo en mi etapa del primer equipo, y a lo mejor a él le convence esa idea. O si el club no cuenta con el cuerpo técnico y el sitio donde yo vaya tengo la posibilidad…eso ya se verá.

¿Has recibido muchas ofertas durante este tiempo?

Sí ha habido contactos con varios clubes. Ha habido intereses, llamadas, pero el sitio hay que pensarlo muy bien. Al final tiene que ser un proyecto interesante, tanto de ilusión como deportivamente. Es verdad que se está empezando a mover todo y sí ha habido esos contactos, pero de momento no hay nada decidido.

¿Tienes alguna preferencia para ese nuevo destino?

No. Lo que quiero es un proyecto que sea interesante. Castilla y León puede ser la zona de confort, la que más pateada está. Conozco todos los equipos, todos los jugadores, los campos…Sé que es lo que más domino, pero en estos días me ha dado tiempo para ver todos los grupos del resto de Tercera División y mucha Segunda B. No me cierro puertas a nada. Quizá por el perfil puede ser un filial, pero tampoco tengo predilección, ya que sería bonito un equipo que pudiese aspirar a play-off.

¿Ayuda a la hora de tomarse esa pausa la situación en la que nos encontramos, en la que parece que habrá que esperar para que regrese el fútbol?

Bueno, más tranquilidad…creo que incluso al revés. Muchos clubes, al no saber cuándo se va a reanudar y cuándo empezará la liga el año que viene, tampoco tienen muy planificada la hoja de ruta, así que crea más incertidumbre todo. Cuando no estás con un equipo siempre buscas encontrar la oportunidad, pero ahora tampoco hay que desesperarse. No estoy desesperarse en ese sentido, hay que estar tranquilo. Hay una incertidumbre, se oyen rumores de que puede volver la temporada en octubre y me han llegado rumores incluso de que se puede llegar al caso de que las competiciones de fútbol no profesional no se reanuden hasta enero. Todo son cábalas y suposiciones, así que por el momento no se sabe nada.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *