Logotipo Saldeporte

El café cada uno se lo toma donde quiere

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 2 junio, 2020

La primera conclusión que he sacado de esta fase de desescalada en la que estamos ahora y que esperemos que dure solo hasta el próximo lunes, aunque eso va a depender de cómo vaya la situación, es que lo que antes era una aglomeración a la hora de los paseos de la tarde se ha acabado. Ha habido días en los que no nos hemos cruzado con más de diez personas, cuando antes eran cientos. No encuentro más explicación que estamos haciendo vida ‘casi’ normal y como ya podemos ir a las tiendas a cualquier hora, a otras localidades o a las terrazas de los bares, se acabó lo de los paseos en masa y volvemos a estar los de siempre, porque con esos son con los que nos hemos cruzado, con los de siempre.

Fuimos de nuevo a Salamanca el sábado a ver a mi madre y a dar un paseo con ella y su perro por el parque Picasso. Las terrazas de los bares, llenas y por lo menos el ambiente ya era otro, lo mismo que ha ido pasando en Alba a lo largo de estos días. De hecho, este lunes, salvo por las mascarillas, parecía un día normal con casi todo abierto.     

La salida ciclista del fin de semana la he hecho en mi franja horaria, eso no voy a cambiarlo y hay que respetarlo hasta que no pasemos de fase, pero en esta ocasión superé el término municipal y me acerqué con la bici de carretera hasta el pantano y después vuelta por Cuatro Calzadas.

Al salir de casa me dije “hasta Galinduste” porque como puede ir uno a tomar un café a otra localidad, allá que voy. Me hubiera hecho ilusión encontrarme con alguno de los integrantes de la escuela de atletismo que son de allí, Elena, Antonio y Vega o con su padres, pero no vi más que a una pareja paseando por la carretera a Pelayos y a esas horas el Bar López estaba cerrado, así que hasta la gasolinera del pantano porque allí también hay cafetería, previa parada para ver la cantidad de agua que hay embalsada, como hace mucho tiempo, y hacer un par de fotos para el artículo. Por cierto, en esa zona me crucé con un par de ciclistas que habían tenido, supongo, la misma idea que yo.

Al llegar a la gasolinera se me habían pasado las ganas del café y para la vuelta decidí acercarme hasta Cuatro Calzadas, donde hay un par de establecimientos de hostelería y el café me lo podía tomar antes de bajar hacia Alba. Además, me gusta pasar por Cuatro Calzadas porque allí nos casamos Ana y yo y tengo muy buenos recuerdos de ese día y del posterior en la carrera de Valdemierque. Llegué con el tiempo un poco justo y no era cuestión de acabar fuera de la franja horaria, así que para casa sin tomar el café, aunque al final hasta me sobraron quince minutos. Me hubiera dado tiempo.                  

Sí, a tomar un café, o lo que a cada uno le apetezca, podemos ir a cualquier municipio de la provincia y de hecho podría ser a cualquier hora siempre y cuando lo hagamos como medio de transporte y no como deporte. Pero hay más, desde este lunes con la bici de montaña (o en su caso de gravel) también podemos salir cuando y a donde queramos dentro de la provincia porque están permitidas las actividades en la naturaleza y esa lo es

Para los que os lo preguntéis, la bici de gravel viene a ser una bici de carretera reforzada, con ruedas (cubiertas) todo terreno y en muchos casos frenos de disco, para poder circular por sendas y caminos de tierra y no solo por carretera.                                                             

De todas formas tampoco es cuestión de quejarse mucho por no poder salir todo lo que quisiéramos y tener que buscar artimañas legales para ello, porque desde hace tres semanas hemos retomado la actividad de carrera y bici y hay otros deportistas que de momento no pueden hacer nada o que no lo han hecho hasta ahora, como ha sido el caso de los que practican el tenis, que han retomado la actividad, por fin, este fin de semana.

En cuanto a la carrera no hay mucho que contar, o sí. Sigo haciendo mis dos salidas semanales pero la temporada de alergias está en su punto álgido y acabo con la respiración y las pulsaciones a tope a pesar de tener las piernas perfectas, sobre todo en la tirada larga de los lunes en los que me meto una hora por recorridos más bien duros por caminos. Los jueves, media hora por asfalto que se hace más llevadera. A ver si pasa.

En cuanto a mi otra actividad deportiva, la natación, me he informado y se puede practicar en el río, no digo más de momento. Desde este lunes las piscinas pueden abrir para natación deportiva individual, pero dudo que a estas alturas ya lo hagan.

Las de verano, las piscinas recreativas, son un tema diferente. Las recomendaciones que ha enviado el Ministerio de Sanidad para la apertura con todas las garantías sanitarias son muchas y muy variadas. Las piscinas (lo que me incumbe personalmente) junto con las playas y otros eventos multitudinarios van a ser un problema para la vuelta a la normalidad.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *