Logotipo Saldeporte

El Acuático Salamanca vuelve a la piscina

Los integrantes del club han retomado la actividad después de tres meses y medio de sequía

Nadadores del Acuático Salamanca el martes en la piscina de Garrido / FOTO: Acuático Salamanca
Adrián A. García | 25 junio, 2020

La natación ha sido uno de los deportes más perjudicados durante todo el periodo de confinamiento. Con las piscinas cerradas, los nadadores no han podido llevar a cabo su actividad en las condiciones necesarias para su desarrollo. Además, en Salamanca el perjuicio ha sido mayor porque el Ayuntamiento ha mantenido el candado echado a las piscinas pese a que el Boletín Oficial del Estado publicó el pasado día 30 de mayo que podían abrirse para uso deportivo.

No obstante, con el final del estado de alarma y a pesar del retraso en el inicio de los entrenamientos, el Acuático Salamanca ha podido volver al agua. El día 12 de marzo detuvo su actividad y el pasado martes, después de casi tres meses y medio de sequía, por fin pudo volver a la piscina.

“Lo hemos llevado fatal, teníamos a los niños que se subían por las paredes. Hemos hecho videoentrenamiento con los chavales, aeróbico, core, fuerza…pero necesitamos agua, por mucho que hagamos fuera podemos aumentar la fuerza, pero no entrenamos natación. Al final lo hemos superado. Estamos retomando y después de casi cuatro meses decían que les costaba mucho, les dolían los brazos… Vamos poco a poco para que vayan cogiendo la forma, pero damos por terminada la temporada y los entrenamientos de ahora son pretemporada de la que viene”, explica María Cerón, presidenta del club.

Este parón tan prolongado ha supuesto un retroceso para los nadadores y obligará a entrenar durante los meses de verano: “Ahora es como si empezáramos la temporada 2019-20 en septiembre. Todo el trabajo de los meses anteriores, algo queda, pero el estado de forma es como si empezáramos de cero. Muchos han perdido masa muscular. Vamos a seguir nadando durante todo el verano, cosa que no hacemos porque solemos acabar en julio, pero si estamos otros tres meses sin tocar el agua sería catastrófico”.

Eso sí, esta vuelta a los entrenamientos está teniendo lugar con todas las medidas de seguridad que mandan las autoridades. Al entrar en el recinto se controla la temperatura de todos los nadadores, usan gel desinfectante, deben cambiarse de zapatillas y siempre utilizan la mascarilla salvo en el momento de la ducha y de la piscina. Además, mantienen la distancia de seguridad tanto en el recinto como en el agua, pese a la dificultad que eso entraña. “Cuesta mantenerla, pero lo han entendido y lo están haciendo”, apunta Cerón. Unas precauciones con las que tenemos que aprender a convivir y que no han impedido que los integrantes del Acuático Salamanca vuelvan a hacer lo que les gusta: nadar.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *