Logotipo Saldeporte

Ismael Urzaiz: “Salí de la UDS con la tranquilidad de haber ayudado en un momento puntual a conseguir algo muy difícil”

El ex futbolista navarro, tras su año en la Unión Deportiva Salamanca, llegó a ser internacional con la selección española

Ismael Urzaiz con la camiseta de La Liga Genuine Sports / Foto: Twitter de Ismael Urzaiz
Ricardo Alonso-Bartol | 27 junio, 2020

¿Qué recuerdos tienes de aquel partido del ascenso en Albacete con la Unión Deportiva Salamanca, tan recordado por varias generaciones de charros?

Bueno, con esto del confinamiento me ha dado para repasar muchas cosas y el otro día vi un poco de la segunda parte y toda la prórroga. Había visto los goles, pero no el partido entero. E igual que fue un momento de efervescencia futbolística para la ciudad, para los que tuvimos la suerte de disfrutarlo desde dentro aquello fue un día precioso. Era el broche de oro que se llevaba haciendo muy bien durante dos temporadas y que es muy difícil culminar. La Unión acababa de subir de Segunda B, y aunque era una plantilla sólida, no estaba en las quinielas que pudiera luchar por ascender a Primera y se consiguió. Para mí, en lo personal, también supuso un acicate bonito por lo que viví, y para mi carrera.

Veníais de perder 0-2 en el Helmántico. ¿Ibais con algo de presión?

Todo lo contrario. Yo creo que eso siempre juega a favor del equipo, que no sintiera eso, porque luego pesa en las piernas y atenaza. El resultado de la ida había sido adverso, muy malo, porque jugando en casa perder 0-2 contra un equipo de Primera…pero nosotros fuimos a jugar ese partido. Es cierto que reflexionando y analizando aquel encuentro, vimos que cuando íbamos ganando 0-1 el Albacete no estaba bien. Al final, todos vimos que igual se podía hacer algo, pero el equipo fue sin ninguna presión. No la percibí, y eso se nota en los días antes, en los comportamientos de todos, la tensión, si el entrenador hace cosas distintas a otros días, las rutinas previas al partido…Se hizo exactamente lo mismo, salvo que viajamos en avión, que no lo habíamos hecho casi, es lo único que se cambió y fue para bien. Fue algo muy bonito de vivir.

En tu caso particular saliste desde el banquillo, pero acabaste siendo clave con el gol del empate y culminando la remontada en la prórroga.

Cuando metes un gol y te juegas un ascenso prácticamente, y supone tener vida e intentar una gesta como aquella, fue un momento inolvidable. Fue un subidón para mí, pero para toda la ciudad lo mismo. Ves que lo vas a hacer y tuve la suerte de disfrutarlo. En algunas otras ocasiones ya lo he comentado, yo aquel año no había podido dar lo mejor de mí por diversas cuestiones y el hecho de poder ayudar ese día a conseguir el ascenso sirve para que uno se quede bien. Salí del club, pero con la tranquilidad de haber ayudado en un momento puntual a conseguir algo muy difícil.

Ya habías debutado tanto en Primera División como en las categorías inferiores de la selección. ¿Qué importancia tuvo esa temporada en Salamanca en tu trayectoria posterior, con más de 130 goles en La Liga y varias internacionalidades con España?

Bueno, todo tiene importancia. En aquel momento, lo que parecía que para mí podía ser un paso atrás y que no fue el mejor año para mí en lo personal, supuso un aprendizaje en muchos niveles. Viví el fútbol en un club en su momento más modesto y pude saber que entre todos solidariamente se consiguen cosas, aprendí de todo. Tengo un gran recuerdo de todo el club, de Pepe Hidalgo al que le estaré muy agradecido, porque siempre confiaba mucho en mí. Todos los jugadores tenemos un chat y estoy metido en él, sigo manteniendo esa relación porque aquello fue algo muy puro. Con Juanma Lillo no hablo desde hace tiempo, pero le seguimos porque es el que más se mueve quizá en el mundo del fútbol. Yo particularmente me alegro de cuando las cosas le van bien, como a todos los que estábamos allí. Eso es el fútbol, entre todos conseguir algo que va a quedar ahí.

Ahora precisamente Lillo vuelve a estar de actualidad al haber fichado por el City, donde será el segundo de Pep Guardiola. ¿Qué importancia dentro de este éxito?


Juanma era el precursor de una idea de juego. Era un equipo con un presupuesto muy contenido, pero que intentaba jugar desde atrás, aprovecharse de sus puntos fuertes pero cuidando el balón. En la Segunda División de aquel entonces, era el año 94-95, había de todo. Había mucho del otro fútbol, mucho juego directo, mucho contacto, porque el reglamento era más permisivo…y el Salamanca se caracterizaba por intentar jugar al fútbol. Eso es lo que le dio llegar hasta ahí, con su nivel, y en ese momento puntual aprovechar para conseguir un gran objetivo que en su momento era muy difícil de conseguir. Juanma fue el abanderado de esa idea, como todo tenía sus aciertos y sus errores, pero él siempre fue fiel y le dio conseguir algo muy difícil con un equipo que al principio no estaba diseñado para ascender.

Es un partido que marcó un antes y un después en la ciudad. ¿Te llega ese recuerdo vigente en la gente 25 años después, o al estar lejos de Salamanca tampoco lo notas tanto?

De Salamanca hay gente por todos lados y a mí cada vez que me ve alguien de allí me lo recuerda. Es algo muy bonito, después de tanto tiempo que la gente te de las gracias por algo que pasó hace 25 años…Fue un soplo de aire fresco a una ciudad, con un equipo histórico al que quería toda Salamanca. Creo que se recuerda por todo, por lo que se consiguió, pero por cómo se consiguió. Era gente honesta, solidaria, y eso perdura en la mente de todo el mundo. Los más pequeños seguramente no lo vivieron, pero muchos lo pudieron disfrutar.

En los últimos años Salamanca ha pasado un camino en el desierto futbolísticamente. ¿Qué es lo que conoces de la situación desde fuera?

Lo sigo. Al final tenemos un chat y tengo mucho cariño a Salamanca. Yo además en ese año me acuerdo que me compré un piso, mantuve todavía la relación un poco. Sé que cuando desaparece el club hay una escisión, con dos equipos. Obviamente, tienen que aprender a convivir y también sigo a Unionistas, porque al final todo deriva de la UDS. Como a veces pasa en estas cosas, siempre me gusta pensar que si pasó lo que pasó, fue para bien. Habrá aficionados que son más de uno, y otros de otro, pero quiero pensar que se lleven bien, aunque desde fuera eso lo desconozco.

Varios de tus compañeros en alguna época siguen ligados al fútbol y tú además de representante de jugadores has sido segundo entrenador en algún equipo vasco. ¿Cuál es tu relación actual con dicho deporte?

Sigo manteniendo esa relación. Tengo una agencia con jugadores, sobre todo en Bilbao, en el Athletic. Además tengo un puesto de embajador en La Liga desde hace bastantes años, con el que disfruto mucho porque al final está relacionado con tu mundo y tu gente. Viajas poniendo en valor la marca de La Liga, que creo que es la mejor del mundo. Al final el fútbol ha formado siempre parte de mi vida y sigue siendo igual. De otra manera porque el foco no está puesto ahí las 24 horas como puede ser un jugador o un entrenador, pero es que va con nosotros.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *