Logotipo Saldeporte

Pitu Rodríguez: “Me siento muy valorado y respetado en el Racing después de estas dos temporadas”

El entrenador del Rayo Cantabria, filial del conjunto santanderino, disputará los play-off de ascenso a Segunda B

José Enrique 'Pitu' Rodríguez da instrucciones durante un partido / Foto: @joseenriquepitu
Ricardo Alonso-Bartol | 3 julio, 2020

Ya son dos años en la estructura de cantera del Racing de Santander, donde empezaste en el Cadete B y ahora formas parte del filial. ¿Cómo es la experiencia de formar parte de un club histórico dentro del fútbol nacional?

Pues la verdad es que la experiencia está siendo tremendamente positiva en cuanto a crecimiento y desarrollo como entrenador, pero como persona también. Al final, el día a día en un club como este te empuja a seguir creciendo y desarrollándote. Desde el primer momento me he sentido muy valorado y respetado.

¿De qué manera notas esa mejoría día a día a la hora de entrenar?

Desde que empecé a entrenar, y luego ya en categorías superiores, el día a día con el jugador es lo que quizá más me empuja y aporta para seguir ese crecimiento. Al final son ellos los que juegan y tratamos como entrenador de generar ciertos contextos en los que los jugadores puedan desarrollar ese potencial. Ese día a día con el futbolista te empuja a crecer como técnico. Luego también en el club hay entrenadores de gran nivel, entonces interactuar con compañeros te ofrece otros puntos de vista y otras formas de enfrentar ciertas situaciones que también te permiten crecer. Y por supuesto en el día a día, con mi cuerpo técnico, que al final yo que vivo lejos de mi familia se acaban de convirtiendo en tu familia, así que en el diseño de tareas y planificaciones uno no deja de crecer. Y también de los rivales, cuando preparas los siguientes partidos, observando qué es lo que pretenden y de qué manera para hacerle daño a otros equipos. Eso te exige a generar nuevas inquietudes y seguir creciendo por los entrenadores de los rivales, vas a ver partidos en directo y ves ciertas propuestas, así que aprendes del resto de entrenadores del grupo cántabro de Tercera División.

Aparte de Cantabria, también conoces bien cómo es la Tercera División en el grupo de Castilla y León. ¿Qué diferencias ves entre una y otra competición, pertenecientes ambas a la misma categoría?

A ver, el fútbol es el mismo, al final es el mismo deporte con las mismas normas. Pero sí que hay ciertas singularidades de cada una de las zonas y en particular aquí tenemos un clima determinado. Eso hace que en muchos momentos los campos de césped natural se encuentren más pesados, y que muchos de los campos tengan que ser de hierba artificial, lo que también modifica las dimensiones. Eso condiciona el juego de los equipos, pero al final el deporte y el juego es el mismo, tanto en un grupo de Tercera como en el otro. Luego también la comunidad de Cantabria es más pequeña, así que los viajes no te llevan tanto tiempo y es más cómodo ver en un día más de un partido, algo que en Castilla y León era más complicado.

Esta temporada has dirigido al Rayo Cantabria, que compite en Tercera División. ¿Qué valoración haces de vuestra actuación, después de haber acabado la liga terceros?

Pues la verdad es que la valoración es tremendamente positiva, aunque el parón nos pilló seguramente en el mejor momento de la temporada. Ya no solo a nivel de resultados, porque llevábamos 12 victorias de los últimos 16 partidos que se habían disputado, sino que también en el juego. Nos encontrábamos en un momento en que el equipo ya ofrecía ese juego que pretendíamos y que cada día crecía respecto a la semana anterior. Somos un filial y es una de nuestras principales misiones, acercar a cada jugador a que exprese su máximo potencial y su talento para que pueda disputar minutos y ofrecer su rendimiento en el primer equipo.

Uno de esos jugadores es Javi Siverio, máximo anotador del grupo con 24 goles y que acaba de firmar un contrato profesional con el club. ¿Qué destacarías de él y qué futuro le ves como futbolista?

En este caso, tanto Javi como sus compañeros, cada semana han tenido esa autoexigencia diaria para crecer como futbolistas. Cada uno tiene su talento y desde el cuerpo técnico, como los propios jugadores, hemos tratado de optimizar sus condiciones y progresar. En este caso que me expones hay una cifra de goles anotados, pero también en otros aspectos del juego ha crecido a lo largo de esta temporada. Tanto él como sus compañeros tienen un gran potencial, y esperemos que sirva para que a medio o corto plazo puedan aportar al primer equipo.

Os han superado únicamente en la clasificación el Laredo y la Gimnástica de Torrelavega. ¿Qué crees que os ha faltado para poder estar peleando con ellos la primera plaza?

Fíjate, antes te destacaba las últimas 16 jornadas, en las que conseguimos 12 victorias, pero el inicio de temporada no fue tan bueno en cuanto a resultados. Entonces quizá esos puntos que no sumamos ahí nos impidieron que en el momento del corte de la liga estuviésemos más cerca. Pero en todo caso con esa buena línea de juego y resultados de las últimas jornadas estábamos ya tan solo 3 puntos de la Gimnástica, el segundo clasificado, y estábamos recortando también puntos con respecto al líder, el Laredo. Nunca se sabrá qué hubiese sucedido si hubiéramos terminado la liga, pero lo que sí es cierto es que nos encontrábamos en un gran momento de resultados y sobre todo de juego. Queda ahí en el aire saber qué hubiese sucedido.

El descenso del Racing está a punto de ser matemático, por lo que pese a jugar los play-off tendríais imposible ascender de categoría. ¿Cómo se afronta una cita como esta, sabiendo que hay que jugarla sin opción de subir a Segunda B?

Primero vamos a ver que mientras las matemáticas permitan cierto optimismo, nos agarraremos a esas matemáticas. En cuanto a competir en el play-off, tanto la ilusión como la motivación son máximas. Al final estamos jugando un play-off y es un nuevo reto, porque además el filial del Racing hacía varias temporadas que no alcanzaba a disputar un play-off de ascenso a Segunda B. Estamos preparando la semifinal con la ambición de competir ese play-off y querer ganarlo. Probablemente no podamos ascender, pero lo que sí podemos hacer es ganar ese play-off y eso hace que la motivación y la ilusión sigan intactas.

¿La situación en la que lo enfocáis quizás reduzca la presión con la que enfocáis la cita y os convierta en un rival más peligroso todavía?

En realidad la autoexigencia del equipo y de los jugadores, y la nuestra del cuerpo técniio, ha sido idéntica durante la temporada y lo está siendo en la preparación del play-off. No creo que surja esa diferencia, o no está sucediendo a día de hoy. A ningún nivel, ni los jugadores ni nosotros nos planteamos este play-off de una manera diferente a lo que se debe hacer a la hora de prepararlo. Nuestra motivación es ganar la semifinal y el play-off, independientemente de que se pueda ascender o no.

¿Cómo está siendo la preparación de los play-off teniendo en cuenta todas las restricciones que ha habido por la pandemia del coronavirus?

Fue complicado, porque cuando las normas eran más estrictas estábamos cada uno en nuestra casa. Les pasábamos planes individuales, pero a la medida de lo que cada jugador pudiera tener en su casa. Ese periodo de tiempo no fue tan sencillo, pero luego a través de aplicaciones como Zoom sí que pudimos hacer ciertas sesiones grupales. Aprovechamos para hacer sesiones a nivel condicional, pero también de juego, revisando algunas imágenes de momentos de la temporada que nos servían para seguir creciendo. Nos tocó adaptarnos a la realidad en la que nos encontrábamos. Y ahora en el campo siguiendo las instrucciones que nos indican, cada día acercándonos más a la realidad de la preparación de un partido de competición.

En estos dos años en el Racing has ido escalando a través de la estructura del club. ¿Te ves entrenando al primer equipo en un futuro próximo?

Mi planteamiento ante la duda es disfrutar del momento, disfrutar del proceso, y en eso me encuentro. El año pasado cuando empecé a entrenar en el Racing mi primera idea era empaparme de la realidad del club, que es un club histórico y grande. Quería disfrutar de ese proceso, de ese día a día. Esta temporada comencé a entrenar al filial con la misma idea, disfrutar de cada día, pero es que así ya no solo en el fútbol, sino en el resto de los aspectos de mi vida. No veo más allá que disfrutar del momento presente, en este caso vivir la clasificación que hemos conseguido para disputar el play-off y la preparación de la competición.

¿Tienes claro lo que vas a hacer el próximo año o es una incógnita?

Ahora mismo no pensamos más allá del play-off. El cuerpo técnico y yo invertimos toda nuestra energía en preparar el play-off. Sí es cierto que en el club me siento muy valorado y muy respetado después de estas dos temporadas que llevo en el Racing.

Aunque naciste en Ponferrada, podríamos considerarte casi otro charro más. ¿Cómo has visto desde la lejanía a los clubes salmantinos esta temporada?

Lo de charrito siempre con vuestro permiso. Pasé unos años magníficos en Salamanca y lo llevo dentro de mí, así que si me dais permiso charrito me siento. En cuanto a la temporada, la he vivido desde la lejanía y no tengo tanta información como para hacer una valoración con cierto criterio. Pero desde la lejanía el Salamanca me ha parecido un equipo que no pasó demasiados apuros durante la temporada, Unionistas y Guijuelo comenzaron un tanto irregulares pero a medida que avanzaban las jornadas se fueron acercando al lugar que creo que ellos pretendían estar. Es cierto que no pudieron completar la temporada y alcanzar los objetivos que llevaban dinámicas de poder cumplir.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *