Logotipo Saldeporte

Ángel Hernández: “Estoy encantado de echar una mano a la familia de Carbajosa”

El almeriense celebra su reciente paternidad con una renovación para la que “no hicieron falta más de 30 segundos de llamada para llegar a un acuerdo”

Ángel Hernández / FOTO: Aquimisa Carbajosa
Pedro Alonso | 9 julio, 2020

Ángel Hernández decía adiós al baloncesto con tan solo 27 años para dedicarse plenamente a su vocación, la medicina. Llegó a Salamanca en mayo de 2019 a especializarse en cardiología, que consta de 5 años. El Aquimisa Carbajosa se interesó por su situación y Ángel aceptó volver a compatibilizar su trabajo con el baloncesto. “Mi trabajo ocupa el 75% de mi tiempo, el 25% restante en vez de gastarlo yendo al gimnasio o haciendo deporte por mi cuenta tengo la suerte de poder estar con un equipo y jugar a un nivel alto, que es lo que he hecho toda mi vida”, afirma el jugador.

La oportunidad de jugar en el equipo alfoz le motivó a volver a las canchas: “Siempre he estado acostumbrado a la competición y a estar a un nivel alto de exigencia, y quitar eso ‘de golpe y porrazo’ al final el cuerpo te pide esa competición del fin de semana, los entrenamientos… Es una suerte estar trabajando y a la vez tener esa liberación, ese disfrute, esas ganas de baloncesto… La verdad es que soy un afortunado”.

Sus condiciones para el próximo año son exactamente las mismas. “El club sabe que mi prioridad es mi trabajo, la residencia de cardiología, que al final es por lo que estoy en Salamanca, pero en el tiempo que me reste, dentro de lo que pueda, mi compromiso con el equipo es máximo y estoy encantado de echar una mano a la familia de Carbajosa”, asegura.

En lo que se refiere a la siguiente temporada, ve que el equipo “está trabajando muchísimo y va en buena dirección”, además de que “las cosas se están haciendo bien y con humildad, que es el camino para conseguir el éxito”.

Respecto a sus cuatro años de estancia que le quedan en Salamanca y la posibilidad de seguir más temporadas en el equipo de Jesús Gutiérrez, el escolta deja clara su idea: “Estoy encantado en Salamanca, con su gente, con el equipo, pero me gusta ir año a año, prefiero que el cuerpo y la cabeza sean los que me digan si puedo dar más o puedo dar menos, pero bueno, por ahora me veo capaz de echar una mano y seguir disfrutando del baloncesto”.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *