Logotipo Saldeporte

La incertidumbre del fútbol sala que podría derivar en una cascada de ascensos para los equipos charros

El FS Salamanca Unionistas sueña con una plaza en Segunda B, mientras que el Alhambra de Guijuelo podría dar el salto a Tercera

Los jugadores del FS Salamanca Unionistas celebran un gol en un partido de esta temporada / Foto: Roberto Sánchez
Adrián A. García | 23 julio, 2020

El fútbol sala atraviesa un momento de incertidumbre respecto a la próxima temporada. La crisis del coronavirus ha hecho mella en algunos clubes, lo que sumado a la fase de ascenso a Segunda División que aún se está disputando podría derivar en una cascada de ascensos para los equipos salmantinos.

El primero que no quita ojo al play off es el FS Salamanca Unionistas. El equipo dirigido por Tomás de Dios aspira a conseguir una plaza en Segunda División B el próximo curso y para ello, lo primero que debe ocurrir es que el Atlético Benavente gane la última eliminatoria. Ayer derrotó al Leis Pontevedra, que previamente había hecho lo propio con el Piensos Durán Albense, y está a un solo partido de subir a Segunda División.

“Si sube habría un hueco que habría que cubrir. Además, posibles bajas de Segunda B que no se hayan inscrito van a dar lugar a que haya huecos para cubrir. Estamos esperando que si hay esos huecos pudieran contar con nosotros“, explica Juanlu García, presidente del CD Salamanca FS.

Al eliminarse los descensos y con el ascenso del Segosala (si es que finalmente recala en este grupo, ya que podría ir al 2) por parte de Castilla y León, de O Parrulo B y A Estrada por parte de Galicia y San Caucao por parte de Asturias, ahora mismo habría 20 equipos (19 sin el Segosala) en el Grupo 1 de Segunda B. El hipotético ascenso del Atlético Benavente dejaría en 19 (o 18 dependiendo de los segovianos) la competición, por lo que la desaparición del algún equipo o una remodelación de los grupos sería lo que daría esperanzas al conjunto charro. En ese caso, la Real Federación Española de Fútbol trasladaría la ‘oferta’ al club y sería la que tendría la última palabra.

Más posibilidades de ascenso a Tercera División

Sin embargo, donde más opciones hay de que suba un equipo salmantino es a Tercera División. El Grupo 9 estaba conformado la pasada temporada por 13 equipos ante la ausencia del Tsacianiegu, a lo que habría que añadir este año el ascenso del Segosala y, al menos, la renuncia del FS Zamora. Desde Regional Aficionados ha promocionado el River Zamora, por lo que a día de hoy la liga estaría conformada por 12 equipos si se mantuvieran todos los del curso pasado.

Por lo tanto, aquí entraría en escena el segundo clasificado de Regional Aficionados, el Alhambra de Guijuelo. Desde el conjunto chacinero están esperando a que la Federación resuelva la organización de las ligas para saber si les dan plaza en Tercera División, aunque huecos hay para que puedan cambiar de categoría.

Más tajantes se muestran en el Tres Columnas, tercero en la 2019-20. “Lo único que el club sabe es que en teoría vamos a jugar en Regional Aficionados, no nos han ofrecido la plaza en Tercera División. Llevan así un mes. Decían que no se iba a ofrecer a nadie quedando como fuera la Tercera División, en ningún momento nos dijeron que podían contar con el segundo o el tercero. A lo mejor su idea es hacer una Tercera más corta para que en la siguiente temporada no hubiera que descender a más equipos porque esta no hay descensos”, explica Ángel Rodríguez, su coordinador.

La semana pasada finalizó el plazo de inscripción para Regional Aficionados y 13 clubes presentaron su solicitud, un aumento considerable respecto a los siete de esta campaña. Desde la Federación de Castilla y León aseguran que aún habrá que “esperar unas semanas” para configurar las categorías y de esa manera saber si algún conjunto salmantino resulta beneficiado con un ascenso.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *