Logotipo Saldeporte

Descansando

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 8 septiembre, 2020

Por fin llegaron las vacaciones, por fin porque este año está siendo duro y el verano lo ha sido más. Necesitaba cambiar un poco el ‘chip’ y hacer cosas distintas. Bueno, en realidad no tan distintas en cuanto a las actividades que hago después de la jornada laboral, pero sí que olvidarme un poco del trabajo, no del todo porque estoy preparando cosas de la escuela de atletismo, pero sí del resto, que ha llegado por momentos a ser estresante. Como les dije al irme, este año me las he ganado.

El viernes, en cuanto acabé la jornada laboral, puse rumbo al sur y a las 21.00 horas ya estaba en Cádiz. Sobre todo tenía ganas de ver y estar con Ana, nos ha tocado estar separados durante todo el periodo de recuperación de sus operaciones de ojos y nos echábamos de menos, ahora ya podemos disfrutar juntos de unos días de descanso.

Al día siguiente, un paseíto por el centro de Cádiz, a donde no había vuelto desde febrero, un café en una terraza y de vuelta a casa por el paseo marítimo, disfrutando de la vista del mar y de la luz que tiene esta ciudad, una luz que hace que se vea todo de otra manera. Por la tarde, otro paseo y a saludar a los conocidos del Bare Nostrum y a tomar una cañita en su terraza del parque Asdrúbal y sin la presión de “mañana o pasado me vuelvo“, esta vez tardaré unos días más.

Debía haber salido con la bici, como hago todos los sábados, pero sabía que estos días tocaba levante, y de los buenos, así que me olvidé del tema deportivo y por eso aprovechamos a hacer otras cosas. Había que cambiar de planes y el domingo tampoco habría bici, para el lunes parece que se preveía un pequeño paréntesis en el levante y ese día es el que aprovecharía para salir a rodar.

Eso sí, el domingo a correr. Una hora hasta el Ventorrillo el Chato por la zona de las playas de Santa María, la Victoria y Cortadura y vuelta por la otra zona de la ciudad, pasando por el estadio Carranza. Ahora que tienen equipo de Primera resulta que no van a poder ir a su precioso estadio para ver los partidos. No es que me guste el fútbol, pero reconozco que da ambiente a una ciudad la llegada de seguidores de los equipos visitantes, que por ahora tendrán que esperar. 

Ha sido de las veces que he disfrutado corriendo porque cambié algo el recorrido y con esos cambios se me hizo más entretenido. Y si antes te cruzabas con muchos corredores, ahora con muchos más. Además, te das cuenta perfectamente de quiénes han empezado a correr recientemente. 

En Alba ha pasado lo mismo, que en estos últimos meses ha habido nuevos aficionados a salir a correr, pero en el pueblo no tengo que fijarme en la forma en que corren porque nos conocemos de sobra y sé quién es nuevo y quién no. En el pueblo es muy curioso porque hay quienes salen andando y después, cuando ya no hay nadie, es cuando aprovechan a correr, y en cuanto llegan de nuevo a la zona de casas vuelven a andar. Me recuerdan a cuando empecé, que las primeras veces esperaba a que no me viera nadie. El caso es que la gente haga deporte, de una manera u otra. Por cierto, después de unos meses me he vuelto a incluir en el grupo de WhatsApp de Alba Running. Hay que ir retomando la normalidad y aunque casi siempre salga solo a correr, retomar también el contacto con los compañeros del club.

Y como tenía previsto, el lunes salí con la bici. No hice mucho, un par de horas, porque no quería cargar las piernas después de la carrera del domingo. Salí nada más amanecer y llegué hasta el barrio Jarana, 40 kilómetros para volver pronto y seguir disfrutando de los días de descanso con un paseíto y cervecita, esta vez al lado de casa, en el paseo marítimo, disfrutando de las vistas del mar y viendo el ambiente que da la gente paseando, corriendo, en bici o hasta en patinete.

Qué cambio ha pegado el paseo con el carril bici y con la ampliación que llevaron a cabo. Los que usan mucho el coche no opinarán lo mismo que yo, por las plazas de aparcamiento que han desaparecido, pero a mí me interesa la parte saludable.

El martes me toca nado. Ya tendré enviado el artículo y veremos qué tal se me da después de unas semanas sin meterme en el agua. Unos largos entre espigón y espigón para relajar las piernas.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *