Logotipo Saldeporte

Alejandro González Rengel: “Me quedo con la espina clavada de que iba primero y no he podido cumplir los pronósticos”

El atleta salmantino consiguió hace unos días la medalla de bronce en los 400 metros lisos del Campeonato de España Sub-20 al aire libre

Alejandro González Rengel / FOTO: RFEA
Ricardo Alonso-Bartol | 7 octubre, 2020

El pasado fin de semana conseguiste la medalla de bronce en los 400 metros lisos del Campeonato de España Sub-20. ¿Qué sentiste al cruzar la meta?

Las sensaciones son espectaculares. Ir a un Campeonato de España ya es difícil, sobre todo con el año que hemos tenido. Y poder lograr una medalla…yo llevo 11 años haciendo atletismo y es la primera que consigo. Es espectacular. En el momento en que subes al podio y te la dan, es algo que llevas esperando mucho tiempo y una vez que lo consigues es increíble.

Una sensación que engancha y que dan ganas de repetir año tras años, ¿no?

Efectivamente. Piensas que esta es la primera, pero el año que viene hay que repetir como sea.

¿Se valora todavía más lo conseguido después de toda la situación sanitaria debido al COVID-19 que hemos pasado?

Claro. Sobre todo porque a los sub-20 nos cancelaron el Campeonato de España de Pista Cubierta. Empezamos con una cuarentena que iba a durar 15 días y acabó durando casi 2 meses. En los entrenamientos del Helmántico ponían un horario y tienes la mitad de los días para entrenar…intentabas encontrar una normalidad, pero no había manera. Y poder correr tu campeonato, que es para lo que estás entrenando todo este tiempo y hacerlo tan bien mola.

¿Cómo fueron los entrenamientos durante ese periodo de confinamiento?

Durante el confinamiento, como al principio iba a ser poco tiempo, nos dimos un descanso. Aprovechamos el típico parón de pasar de la pista cubierta al aire libre. Pero se alargaba y con la incertidumbre de no saber cuándo acabaría, no hacíamos nada. Cuando dijeron que a principio de mayo se podía empezar a correr, la entrenadora nos mandó quince días antes ejercicios para hacer en casa y recuperar la forma. Roberto Ruiz por ejemplo tenía una máquina de correr, o hay gente con bici estática, pero en mi caso no tenía nada. Intentas hacer los ejercicios que te permite tu casa, en las escaleras, el jardín…intentas moverte para no perder todo lo que tiene un deportista y mantenerte más o menos. Luego empezamos con el gimnasio, recuperamos la forma y en mayo comenzamos el rodaje progresivamente. Más tarde metimos las pesas en el Helmántico…aunque nosotros entrenamos en Salas Bajas y como no había más atletas, pedíamos cita y teníamos el gimnasio disponible todos los días. Ayudaba eso a recuperar los horarios normales.

Entrenar además con Roberto Ruiz con el objetivo de ambos en una misma fecha supongo que también ayuda en ese camino, ¿no?

Claro. Al fin y al cabo en el 400 vallas la base de la preparación es la misma que en el 400 lisos, hasta que no estás rápido no metes las vallas, así que íbamos los dos a la par. Con el coronavirus ha habido gente que ha dejado de entrenar, tus rivales no están, compañeros de entrenamiento tampoco…así que tener a una persona con un nivel acorde al tuyo ayuda bastante.

En tu caso llegabas además con la espina clavada del año pasado, en que fuiste cuarto en el Campeonato de España Sub-20 al aire libre. ¿Te la has quitado de encima?

Sí, además en el Campeonato de España de Pista Cubierta que nos cancelaron iba segundo, así que me la clavaron más. A ver, me quedo con la espina un poco clavada por el hecho de que iba primero y no he podido cumplir los pronósticos, pero hay una gran satisfacción de conseguir el tercer puesto.

El podio estuvo muy claro, con más de un segundo de ventaja sobre el cuarto clasificado, que en los 400 metros lisos es casi un mundo. ¿Qué te faltó para alcanzar a Ibai Serrano y Manuel Bea?

Yo le sacaba casi medio segundo a Manu Bea en la lista de inscritos, así que sabía que podía ganar. Si corría como había corrido la semana anterior en Segovia, que es donde hice la marca personal, podía ser oro. Pero entre los nervios, el pensar que si salía muy rápido a lo mejor no iba a acabar porque me iba a cansar…al no salir decidido a por la victoria, fui mucho más lento en los 200 primeros metros que en la semifinal o en otra carrera. Cuando quise reaccionar me quedaba la mitad de la carrera y no puedo pretender correr en 200 metros lo que tengo que hacer en 400. Salir sin creérmelo y reaccionar tarde fue lo que hizo que no pudiese estar con ellos en el sprint final, no gestioné bien la carrera.

Lo bueno es que estos errores se convierten en experiencias que te ayudarán a lo largo de tu carrera y probablemente no se repetirán, ¿no?

Efectivamente. Duele que haya tenido que aprenderlo en un Campeonato de España y no en otras competiciones. Pero si sirve para aprender, que esperemos que sirva, bienvenido sea. Es muy probable que el año que viene también me clasifique para el Nacional y ojalá que para la final, y tengo claro que el error que he cometido en esta el próximo año no lo voy a cumplir.

Ha sido además un verano de aprendizaje, porque también has debutado en el Campeonato de España Absoluto e incluso con la selección de Castilla y León ganaste el Campeonato de España de Federaciones Autonómicas.

Sí. El año pasado pude ir también con Castilla y León a esa competición, pero fuimos terceros cuando no se esperaba podio y quedé segundo con el 4×400. Este año he repetido lo mismo con el 4×400, hemos hecho el récord de Castilla y León y quedamos primeros en el conjunto, que no se había hecho nunca. Además voy al Campeonato de España Absoluto, quedo noveno a solo un puesto de la final cuando el año que viene no me clasifiqué…la verdad que la temporada ha sido bastante buena.

¿Y cómo afrontas el cambio de categoría, pasando a ser atleta sub-23?

No me he parado a pensar todavía, de momento quiero descansar dos semanas. Pero el hecho de que sean tres generaciones de atletas…no luchas contra los mayores de siempre, sino que hay un año más y se nota. Va a ser difícil volver a pelear por las medallas el año que viene, pero estamos aquí para batir al resto de rivales, así que a entrenar duro. Si hay pista cubierta, bien, y si no, a entrenar para el aire libre e intentar luchar con ellos.

Y en un futuro más lejano, ¿qué objetivo te marcas en el atletismo?

Si te soy sincero, este año fui en navidades a una concentración con la selección española y nos dijeron que si todo iba bien, todavía no había COVID-19 en el mundo, en el mundial de Kenia que se iba a celebrar este verano íbamos a ir en relevos. Así que el objetivo de esta temporada era la internacionalidad, que el año pasado me perdí quedando cuarto y no tercero. Entonces el hecho de que este año no haya podido ser, se pasa al año siguiente, en el que hay Europeo Sub-23. La mínima a nivel individual es muy complicada, porque es un segundo menos que mi marca personal. Pero volvemos a lo mismo, es relevos, son cuatro personas, está el 4×400 masculino y el 4×400 mixto. Así que ese es mi objetivo, ir al Campeonato de Europa Sub-23.

La temporada está finalizada ya, así que ahora tocan unos días de descanso y pensar en la temporada de pista cubierta si llega a celebrarse, ¿no?

En principio descansamos dos semanas y veremos a ver qué dice la Federación Española en torno a la pista cubierta. Si se celebra iremos poco a poco, porque como hemos acabado muy tarde, las primeras competiciones no las haremos y nos prepararemos bien. Y en caso de que no haya, supongo que haremos otra pausa para descansar más, porque al fin y al cabo llevamos desde septiembre de 2019 entrenando. Descansaremos bien y prepararemos el aire libre desde febrero o marzo, cuando lo normal es desde abril, para llegar algo más fuerte que los rivales.

Todo el equipo Ianuarius habéis tenido una gran actuación a lo largo del verano, con tres medallas nacionales. ¿Hay un pique sano dentro del equipo, de querer igualar los éxitos que consiguen vuestros compañeros?

Sí, de hecho en el campeonato absoluto íbamos Roberto Ruiz y yo, él tenía la séptima mejor marca y yo algo peor, pero vi que quedó décimo, quise hacer lo mismo y quedé noveno. Vemos que Marina Sillero va al absoluto y pilla bronce…así que como mínimo había que repetirlo. Yo quedé tercero y me dijo Rober que tenía que intentar conseguir el oro por mí, porque nos lo merecíamos. Hay una especie de pique que te ayuda a seguir mejorando, este ha hecho esto, así que yo tengo que hacer lo siguiente. Además, quiero destacar el trabajo que realiza Rosa Colorado, que no solo fue una gran atleta, sino que levantó este club y lo mantiene año tras año. No es fácil lejos de los centros de alto rendimiento conseguir tanta medalla.

Y todo esto dentro de una familia relativamente pequeña como el atletismo salmantino, pero que ha conseguido varios deportistas en el podio nacional durante estos meses.

Al fin y al cabo estamos todos juntos. Como las únicas instalaciones que tenemos son o Salas Bajas o el Helmántico nos vemos todos entrenando. Tu ves entrenar a Álvaro de Arriba, haciendo unas series, y todo el grupo de la Armuña se aparta para verle. Y luego ves que tú haces después otra serie y se apartan para verte a ti. Te sientes uno más, un ejemplo para los atletas más pequeños y ves que las cosas las estás haciendo bien.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *