Logotipo Saldeporte

Anécdotas en el deporte salmantino en esta época tan extraña y especial para la sociedad

Repasamos las medidas y restricciones que han sido impulsadas por el COVID-19, donde algunas son necesarias y otras rozan el nivel de la incredibilidad

Pedro Alonso | 28 octubre, 2020

El mundo del deporte está inmerso y está sufriendo, como el resto de la sociedad, las consecuencias de la crisis del COVID-19. Incluso en la élite del deporte las competiciones se han visto afectadas y hay situaciones que toda la gente conoce como el parón en medio de la temporada por el confinamiento, la ausencia de público en los estadios y pabellones o la presencia de mascarillas en los jugadores de los banquillos y en las personas del cuerpo técnico. Estas medidas son las más conocidas y de las que alguien rápidamente se da cuenta, pero hay otras más desconocidas y unas pocas, digamos que absurdas, que también están presentes, de ellas vamos a hablar.

El deporte salmantino no tiene representación de ningún equipo en las categorías que el CSD considera profesionales (Primera y Segunda División de fútbol y ACB) y el conjunto charro más prestigioso es Perfumerías Avenida, que se encuentra en primera división nacional de baloncesto, pero el deporte femenino no está siendo valorado a la misma altura que el masculino, por lo que las medidas que están experimentando no son tan ‘completas’.

Si vamos indagando por disciplinas, en el fútbol charro tenemos representantes en Segunda División B, en Tercera División y en Primera Nacional femenina, donde un ejemplo claro de estas medidas sanitarias es el posado de los futbolistas antes de los encuentros. Los once jugadores aparecen separados en vez de abrazados, una medida que solo sirve para la foto, ya que luego durante el partido el contacto existe. Además, al saltar al verde los equipos entran uno después del otro, en vez de al mismo tiempo como se hacia normalmente.

Malabares con el toque de queda

Ahora con el toque de queda en Castilla y León a las 22:00 horas existen más situaciones, y es que los miembros de los equipos deben estar en sus casas antes de ese momento, no tienen justificado el regreso a sus domicilios después de la hora establecida por el toque de queda.

Debido a esa norma, el pasado fin de semana pudimos ver cómo el USAL La Antigua adelantaba el horario de su compromiso de Liga EBA ante el Filipenses para poder volver a casa a tiempo, aunque más rocambolesco fue el caso del Peñaranda.

El conjunto morado se enfrentó a domicilio al Palencia Cristo Atlético a las 17:00 horas. El partido concluyó a las 19:00 horas, por lo que el equipo charro tuvo que idearse un plan de ida y vuelta para que cada persona de la expedición estuviese en su casa antes del toque de queda, como nos cuenta su presidente Carlos Leonardo: “Los chicos que viven en Salamanca tuvieron que ir en coche hasta Tordesillas, nosotros salimos desde Peñaranda en autobús y los recogimos allí. Tras el partido, el árbitro nos dice que lo primero que tiene que hacer es redactar el acta y que nuestra situación no es problema suyo, nosotros le decimos que tenemos un viaje de más de dos horas a Salamanca y que no nos daba tiempo a regresar. Al final tuvimos que salir con prisas y los chicos de Salamanca, que recogieron sus coches en Tordesillas, tuvieron que ir con más prisa para llegar a Salamanca a las diez menos cinco. La Federación tiene que meter mano en los horarios para que estas situaciones no se den, porque si no es imposible, nos tocaría hacer noche donde jugásemos el partido y nosotros no nos podemos permitir eso, hay jugadores que trabajan y otros que tienen que trabajar. Además, nosotros no estamos justificados, la Federación nos ha insistido en que tenemos que cumplir el toque de queda”.

A vueltas con las mascarillas

También de toda esta ‘realidad’ se pueden buscar las ‘cosquillas’ e intentar ser avariciosos, y es que en la derrota del Guijuelo por tres goles a dos frente al Zamora del pasado domingo, el responsable del protocolo COVID-19 del club chacinero denunció al árbitro que algunos jugadores suplentes del Zamora llevaban la mascarilla mal puesta, como se ve reflejado en el acta:

“Otras incidencias: Una vez finalizado el encuentro, Don Antonio Aznar Martínez, como responsable del protocolo COVID del Guijuelo CD, nos pide hacer constar en acta que, durante varios momentos del partido, varios jugadores suplentes del Zamora CF, no portaban mascarilla o las llevaban bajadas. Y nos enseña diferentes fotografías sacadas con su teléfono móvil”.

Las mascarillas también han estado presentes en el balonamno. En el partido entre el Congesa XXI Ciudad de Salamanca y el BM Delicias todos los jugadores tuvieron que utilizarlas durante el desarrollo del choque. Posteriormente, la Junta de Castilla y León retiró esta medida.

Otra situación anecdótica por la normativa sanitaria les pasó a las chicas del voleibol femenino del Universidad de Salamanca. Jugaron en La Coruña contra el CV Bruxas y debido a la normativa no pudieron utilizar los vestuarios del pabellón después del partido, por lo que tuvieron que hacer un viaje en autobús de más de cuatro horas sin pasar previamente por las duchas, tan solo pudieron echar mano de unas toallitas húmedas.

Obviamente, la prevención en el deporte, como en cualquier otro sector, debe estar presente, pero tiene que imponerse el sentido común o la lógica, y muchas cosas que estamos viendo rozan un nivel hasta cómico. Los propios equipos tampoco pueden hacerse cargo y ser responsables de toda la situación, como hemos visto en el caso del Peñaranda. Estamos en una época especial, anormal, en la que todos tenemos que ir de la mano para que esta ‘nueva realidad’ sea lo más segura y parecida a lo que conocíamos antes.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *