Logotipo Saldeporte

Los domingos (no) se hicieron para descansar

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 1 diciembre, 2020

Sabíamos que la San Silvestre Salmantina no se iba a celebrar, pero esta semana hemos tenido la grata sorpresa de la presentación de la edición virtual. Uno se inscribe, los 2 euros van para Cáritas y la corre cuándo y dónde quiera. Aunque se habla de poder hacerla por el recorrido habitual y este se puede descargar (la mayoría lo conocemos de memoria), no me parece que sea muy aconsejable correr por el centro peatonal de la ciudad o por las aceras, no lo veo, salvo que se haga a una hora temprana, claro. Por supuesto que me he inscrito, aunque solo sea por el donativo, y como me he descargado el dorsal, con él saldré a hacer un recorrido de 10 kilómetros el 27 de diciembre, que será el día en que debería haberse celebrado.

Miércoles. Toca piscina y desde hace unas semanas, además de que me gusta y relaja, resulta que es entretenido ir a nadar. En algún artículo anterior ya os hablé de que me pongo un mp3 para escuchar música, pero ahora lo que hago es descargarme programas de radio y tan entretenido que estoy nadando y aprendiendo cosas de historia, porque de eso tratan los programas que escucho de Nieves Concostrina. Vamos, que llevo un par de días que salgo del agua porque veo que me voy quedando solo.

El jueves tenía que trotar un rato, pero después de todo el día sin caer una gota, por lo menos nos dejó hacer la sesión de gimnasia al aire libre (ahora nos toca fuera en lo que no bajen los contagios), porque se puso a llover justo antes de salir a las 19:00 horas, así que sofá y tele porque no tenía ganas de mojarme, ¡qué pereza!

Y mirad por dónde hasta me vino bien porque el viernes a última hora hubo que hacer un cambio de planes. Resulta que José propuso en el chat del club ciclista hacer una ruta el domingo por la sierra de Béjar y aunque en el primer momento dudé, no pasó ni un minuto y cambié de idea. Me puse las zapatillas y a hacer la tirada larga de la semana. Hacía mucho que no corría de noche o debería decir más, casi a oscuras, porque hice un recorrido por la afueras de Alba a la poca luz de la luna que había y además se me olvidó el frontal que usaba en ‘iniciación a la carrera’, que era una actividad que hacíamos de noche hasta que llegó la pandemia, así que metí los pies en algún charco que no llegué a ver.

Sábado de descanso y el domingo el extra de MTB por la sierra. Después de unos cuantos domingos saliendo a correr acompañado, me dio pena no hacerlo, pero me tiraba mucho hacer la ruta ahora que tengo los domingos libres y creo que todavía voy a tener muchos para hacer deporte porque empiezo a dudar si las actividades de la escuela de atletismo y de Juegos Escolares comenzarán en enero, tal y como en principio estaba previsto, teniendo en cuenta que todo hace prever que después de Navidad, ojalá me equivoque, nos llegará la tercera ola del COVID-19 por los excesos cometidos. Y es que el hombre es el único animal que tropieza dos (cientas) veces en la misma piedra.

Os lo digo con toda sinceridad, no entiendo nada. Con la que está cayendo, con los muertos que van y los que por desgracia se suman cada día, resulta que ahora estamos, o mejor dicho, están los que mandan, en si nos vamos a reunir en Navidad 6 u 8, en si los niños cuentan, en si hay toque de queda a la 1:00 o a la 1:30. Que pregunten a los familiares de las victimas qué opinan y cómo quieren celebrar la Navidad, que la contestación que van a recibir se va a oír bien fuerte y lejos. ¡Para pensar en las fiestas están ellos! ¿Estamos tontos o qué? ¿Qué va a pasar por tener este año un poco de precaución y no juntarnos como otros años? Lo que he dicho en alguna otra ocasión, lo raro es que no nos hayamos extinguido ya.

Volviendo a la ruta del domingo. Salimos de la estación de tren de Béjar por la vía verde, al rato ya tomamos caminos y en algunas partes de la segunda mitad senderos estrechos y algunas zonas no ciclables. Hasta Montemayor del Río todo genial, de hecho me preguntaba qué fallaba porque José no es de los que va a hacer rutas fáciles. Por cierto, pequeño el pueblo pero muy bonito, lo vi por televisión con el paso de La Vuelta y merece la pena la visita.

La trampa estaba a partir de ahí. ¡Qué senderos! ¡Qué cuestas! Si llegar a Cantagallo tuvo lo suyo, ya no os cuento de Puerto de Béjar para arriba por donde nos llevaba el track. En una de las subidas tuve que echar pie a tierra un momento porque el corazón ya se me salía. Como comentábamos, no me extraña que de esa zona sean Cubino, Heras o Dueñas. De todo lo que subimos nos dimos cuenta al bajar un buen rato hacía la vía verde para acabar y, además, en el momento justo porque José pinchó las dos ruedas. Sí, las dos, la primera vez que lo vemos.

Y acabo saludando a mis nuevos compañeros. Porque aunque oficialmente no será hasta enero, desde el jueves soy miembro del CD Cádiz Costa de la Luz. Me interesaba tener compañeros para cuando bajo a Cádiz salir acompañado. Así que a Alba Running y al C Ciclista Alba de Tormes sumo este nuevo club. Por cierto, como dije a Manuel, el vicepresidente, que no se piensen que han hecho un buen fichaje, que mucho currículo de entrenador auxiliar de natación, aquagym, natación terapéutica, infantil, de bebés por la RFEN, monitor de atletismo por la RFEA, técnico en socorros y emergencias por Cruz Roja y todos los cursos deportivos de la Diputación, pero como deportista soy del montón. Les voy a bajar la media.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *