Logotipo Saldeporte

Kristian Álvarez: “Estoy pensando en Unionistas, después ya veremos qué decisiones se toman”

Entrevista con el central mexicano del Salamanca UDS, que analiza la situación del equipo en la previa del derbi capitalino

Kristian pelea un balón durante un partido contra Unionistas / Foto: Roberto Sánchez
Ricardo Alonso-Bartol | 9 diciembre, 2020

El Salamanca UDS es colista, ya que ha perdido 6 de los 7 partidos que ha disputado en liga. ¿Ha tocado fondo el equipo?

Creo que no estamos donde hubiéramos querido ,hay que ser conscientes de la situación en la que estamos. Tenemos la triste sensación de que quisiéramos estar más arriba, pero no lo logramos. Somos conscientes de todo lo que se ha hecho mal, pero con una seguridad de que nosotros mismos vamos a revertir esta situación

¿Os veis entonces con fuerzas para remontar la situación pese a la mala imagen de los dos últimos encuentros?

Sí, es lo importante y lo que siempre he recalcado. Creo que veo la ambición y el deseo de poder salir adelante de cada integrante del plantel. Ninguna cosa en la vida es fácil y ahora nos enfrentamos a una situación que se debe a los resultados, hay cosas a veces más feas y graves. Lo que nos toca es tener un resultado positivo, cambiar la sensación con un triunfo. La situación se alarga, pero estamos enfrentándonos a ella muy maduramente. Nadie quiere estar así, pero es lo que nos toca. Tengo la firme seguridad de que este grupo está convencido de que va a salir adelante.

¿Consideras por lo tanto que el gran problema es la falta de confianza que generan los malos resultados?

A veces se juntan muchas cosas. Nos gustaría que la solución fuera fácil, pero se juntan muchas circunstancias, nada te asegura que vas a salir adelante si fuera por un tema mental, táctico o de jugadores. Creo que es una situación que estamos enfrentando todos, estoy seguro y garantizo que pronto vamos a salir. En estas rachas y momentos duros es cuando uno se encuentra con uno mismo y grupalmente para salir fuertes de esto.

De los 102 equipos que participan esta temporada en la Segunda B, únicamente 2 han recibido más goles que vosotros. ¿Cuál es el principal problema para que encajéis tanto?

Al final es la sensación de que queremos hacer las cosas de la mejor manera, pero con muy poco caen los goles en contra. Hay partidos en que no hemos jugado mal, pero justo estando bien el rival te mete un gol. O son circunstancias que uno provoca y el rival tiene sus méritos para buscar esa oportunidad. Han sido detallitos que se han ido sumando y nos han costado poder mantener el arco a cero. Aquí no influye si comete el error uno u otro, somos once responsables para atacar y defender. La responsabilidad es grupal y es lo que nos tiene que sacar adelante.

¿Entendéis el malestar de la afición con la situación en la que se encuentra el equipo?

Sí, sin duda, Es como cualquier trabajo, cuando a uno no le va bien y las cosas no funcionan siempre hay malestar. Si nosotros mismos tenemos ese malestar de que las cosas no nos salen, entendemos también la preocupación de la gente. La afición del Salamanca exige, pero siempre está. Es algo que tengo muy presente y los primeros que estamos dolidos porque las cosas no salen somos nosotros. Al final es un juego y sé que en algún momento vamos a cambiar esa sensación a esta gente, porque estamos pasando un momento muy duro todos, con muchas pérdidas e intereses que hay en juego para bastantes familias. Sé que va a cambiar la situación y que esas tristezas que hoy vivimos serán alegría y felicidad.

Los centrales habéis visto bastantes tarjetas amarillas, en ocasiones además muy pronto. ¿Crees que a tus compañeros Lacerda y Delorenzi les está costando adaptarse al fútbol español, ya que ambos proceden de ligas al otro lado del charco?

Al final son criterios del árbitro, siempre tendrá una visión diferente, cada uno tiene su personalidad. A veces no son ni tarjetas por faltas, sino por reclamar una injusticia en el juego. Eso habla también del compromiso, de que el equipo está luchando y entregándose. Nos ha faltado algo para poder dar ese extra, todos o la mayoría son nuevos, ha sido un cambio diferente para el grupo. Somos cuatro o cinco jugadores del año pasado, llegaron futbolistas nuevos con costumbres diferentes y todo lleva su tiempo de adaptación. No se señala a nadie, porque todos somos parte de esto. Sea un defensa, medio o delantero, el objetivo es el mismo. Y que el árbitro vea lo que él piensa que es una tarjeta o no, son criterios que no están en nuestras manos. Hemos aprendido a lidiar con eso, porque se estaba cargando un poco la mano sobre nosotros.

Hablabas de la revolución que ha vivido la plantilla con respecto a la campaña pasada, ¿te sientes con una responsabilidad mayor por el hecho de ser uno de los que continúa?

Creo que desde el principio me di cuenta de dónde venía. La situación del club, lo que había logrado, el paso que dio en pocos años, cómo se fundó, cómo había pasado tantas cosas, los problemas que tuvo y cómo volvió a resurgir. Llegas y te das cuenta de que es una gente que te ayuda, que está ahí animándote. Tienes que llegar y vivirlo, por más que uno sepa hay que darse cuenta de dónde está uno, es la única manera de saber cómo es el club. Ahora, con este formato cambió mucho la liga en cuanto a exigencia. Responsabilidad y compromiso lo tenemos todos. Para mí fue un reto y un desafío nuevo volver a quedarme, pero con esa gente que estaba hemos tratado de inculcarle eso a los nuevos que han llegado, que sepan qué representa el club para la ciudad. Se han conseguido muchos logros, pero ahora nos toca seguir luchando. Hay que saber que ha sido un comienzo malo, pero que nos quedan muchos momentos para cambiar y que la situación sea otra. Todos piensan y opinan de diferente manera, hay gente que lo vé de mala manera y otros que no pierden la esperanza, hay que contagiarse de ellos. Tenemos que transmitir esa fe y esperanza de seguir este camino, que por esta racha mala no vamos a parar, sino que vamos a tener el doble de compromiso para sacar esto adelante.

Muchos aficionados se acuerdan de la marcha este verano de Borja López. ¿Le echas de menos dentro del campo?

Al final fue un compañero, como también lo fueron Aldo, Carpio o cualquiera con los que jugué juntos de central. Todos eran gran gente, con grandes cualidades. El que jugara siempre trataba de hacerlo lo mejor posible para el grupo, aunque individualmente podría resaltar alguno más que otro, eso te lo marca el resultado y muchas cosas. Era un gran jugador, pero tuvo esa oportunidad y eligió ese camino, no se dieron las cosas. Él dio un paso importante para ir a otro equipo y llegó gente importante, con gran trayectoria. Necesitamos complementarnos, nadie te garantiza nada en el fútbol, son situaciones que cambian de un día para otro. Hay que sacar el mayor provecho a cada compañero, acostumbrarse y adaptarse para saber la gente que está ahora.

Los dos entrenadores han hecho varias pruebas en el centro de la defensa, en cuanto a jugadores y esquemas, pero todavía no han encontrado la fórmula. ¿Cómo os habéis encontrado más cómodos?

Son ideas y gustos de cada entrenador. Lo que yo siempre he dicho y tratado de respetar siempre es que cada entrenador busca lo mejor para el grupo. Todos tratan de ganar cada fin de semana y poner a los mejores para ese momento. Nada te va a garantizar que sea lo mejor o lo peor, juegues con tres, dos o cinco, si ganas o pierdes muchas veces no se fija eso. Cuando hay un error y un margen negativo empiezan los problemas. Desgraciadamente hemos tenido partidos muy buenos y no se han logrado las cosas, otras veces hemos tenido partidos malos y tampoco. A veces no pasa por el funcionamiento, sino por la inercia de que un resultado positivo te va a cambiar todo. Hay que buscar la mejor forma, el mejor momento que nos caiga para que todo cambie. Con la formación que sea, dando el primer salto vendrán muchos más, iremos paso a paso.

Además de los malos resultados, también ha habido varios problemas extradeportivos, como la expulsión de Monárrez o unos mensajes que se filtraron desde las redes sociales en los que Uxío era crítico con algunos compañeros. ¿Cómo han sentado estas situaciones dentro del vestuario?

Al final es cerrar filas y saber que los que estamos en el vestuario somos los que vamos a sacar esto adelante. Son situaciones que pasan en todos lados, a veces esos momentos tan fuertes te desestabilizan un poco, pero lo tomas con más fuerza y compromiso. Tenemos que ser un equipo fuerte y seguro, todas estas cosas que han pasado nos han hecho agruparnos más y estar más juntos. Solamente nosotros, con el trabajo y la dedicación, vamos a cambiar toda esta inercia negativa.

Esta semana os toca además jugar el derbi contra Unionistas, que ha empezado la liga a muy buen nivel. ¿Os preocupa disputar un partido tan importante en una situación tan peliaguda?

No, créeme que no. Importantes son todos los partidos, el resultado al final es lo que nos tiene de esta manera. Es un derbi, un partido especial para nosotros y para ellos, pero también para la ciudad y para el entorno del que siempre se ha hablado por todo lo que ha pasado. Ellos quieren ganarnos y nosotros queremos ganarles, al final es eso, una competencia en la que el domingo ganará el que haga mejor las cosas. Son circunstancias del juego que van a marcar el resultado, nosotros somos conscientes de que en estos partidos no importa si estás arriba o abajo. Hay que ganar y regalar nosotros ese triunfo que estamos buscando.

¿Puede beneficiaros el hecho de que el partido se juegue a puerta cerrada?

No, que haya o no público creo que no es ventaja para nadie. Los más importantes son los que están en la cancha, no sabes qué puede pasar en cualquier momento. Hoy, por todo lo que está pasando, creo que lo importante es seguir cuidando los protocolos y la salud de todos.

Tu temporada pasada estuvo marcada entre otras cosas por la acción con Álvaro Romero en el encuentro disputado en el Helmántico. Fuiste sancionado cuatro partidos, motivo por el que el Salamanca UDS rompió las relaciones entre clubes. ¿Cómo recuerdas todo lo que generó?

Son cosas del pasado, que quedan ahí. Es algo deportivo, no es algo que por mi situación se diera el problema que comentas, aunque no tengo mucha idea al respecto. Es algo que ha pasado y hay que pensar en lo que viene.

¿Puede afectarte en algún momento durante el partido en jugadas en las que haya que ir al choque?

Volví a jugar otro derbi y no pasó nada. Nos saludamos y nos respetamos como profesionales que somos, todos sabemos que son circunstancias del juego. Nos tocó a nosotros dos, pero un jugador nunca sabe en qué momento le puede pasar a alguien más, sea un accidente u otra cosa. Es un juego del que disfrutamos todos y en el que salimos a dar lo mejor para buscar un resultado favorable para cada equipo.

Todo apunta a que en el mercado invernal podrían llevarse a cabo numerosos cambios en la plantilla del Salamanca UDS. ¿Cuál es tu intención, podría ser el derbi tu última aparición como jugador blanquinegro?

No, nosotros somos unos jugadores más. Como empleados o a cualquier trabajador se le mide el rendimiento, así que lo que tenga que pasar es un tema de directiva. No puedo cuestionarme ni decir nada, trato de dar lo mejor para el equipo y para mí, que todo marche bien. Al final estoy tranquilo y pensando en el domingo, después ya veremos qué decisiones se toman en el club. No sabemos, todos estamos en la misma línea y hay que seguir, estar tranquilos, porque lo más importante es conseguir el domingo. Luego ya veremos qué es lo que viene, no podemos adelantarnos a lo que viene. Hay que estar día a día, todas las cosas, sean buenas o malas, pasan por algo. Estaré con la misma ilusión aquí hasta que acabe esto.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *