Logotipo Saldeporte
-->

Como si estuviera preparando un triatlón… Más o menos

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 16 marzo, 2021

El otro día apareció en las redes sociales un cartel de la Media Maratón de Béjar, creo que es el primero que veo de una carrera popular desde hace un año. Espero que no haya problemas y que se pueda celebrar con todas las medidas de seguridad necesarias el próximo 16 de mayo, aunque solo tendrá 250 plazas para la inscripción.

¡Qué ganas de poder participar en una carrera popular! Pero no será en esta, prefiero una de 10 kilómetros para volver a la competición o, mejor dicho, a disfrutar de las carreras populares.

El pasado lunes, a mitad de recorrido de carrera me dio un pequeño pinchazo en el muslo. Como era poca cosa y además iba corriendo acompañado, continué, aunque notaba un poco de dolor cada vez que pisaba y tuve suerte porque realmente fue algo leve y en un par de días se había pasado y pude correr de nuevo el jueves sin ningún problema. Muy mal por mi parte no parar porque cuando te da un pinchazo puede ser una rotura de fibras y agravarse. Son de esas cosas que se nos tienen que meter bien en la cabeza, ante cualquier problema parar, de correr y terminar tranquilamente andando. ¡En fin!

Y tanto que al final no fue nada porque el miércoles además de la piscina que tocaba ese día, por la tarde, después de leer un par de horas y como ahora los días son más largos, me animé a rodar una hora con la bici de carretera. Desde vacaciones de Navidad no la había vuelto a coger y además le había cambiado las cubiertas (neumáticos) y ni siquiera había salido a probarla. Así que a rodar y probar que todo iba bien.

Las nuevas cubiertas son de ’25’ en lugar de las anteriores que eran de ’23’, es decir, un poquito más anchas, y aunque sea ese poco se nota mucho a la hora de rodar porque se va más cómodo y se notan menos las irregularidades del asfalto. Me recomendaron poner esa medida y he acertado con ello. Comentándolo en la ruta de bici del sábado, me dijo Polo que si la próxima vez pongo las de medida ’28’ notaré todavía más la mejora y, total, a mí me da exactamente igual que el rozamiento sea mayor o que la velocidad que se consiga baje un poco, eso queda para los ‘pro’.

Volviendo a la salida del miércoles. Me encontré bien, me fui viniendo arriba y al final hasta forcé un poco sin darme cuenta y a la llegada lo noté en las piernas. Seguiré saliendo los miércoles que pueda, eso sí, más tranquilo.

A la llegada de la media hora de carrera del jueves Ana me preguntó que si estaba preparando un triatlón porque supongo que se acuerda de los entrenamientos previos, en los que se practican las tres modalidades y hasta varias en un mismo día. De momento no, pero por lo que voy viendo, y si no hay ningún cambio, este año haré dos, en agosto el de Alba y en septiembre el que organiza el club de Cádiz, que me coincide con las vacaciones.

Por supuesto que el sábado hubo salida MTB. En esta ocasión repetimos hasta Fresno Alhándiga por la parte baja del monte y regresamos por la ribera del río, por donde en la anterior ocasión no habíamos podido debido a la crecida del río. Esta vez sin problemas, salvo en una parte que habían estado cortando arboles y había ramas por el suelo y roderas de las máquinas. 

En ese tramo nos encontramos con dos ciclistas que nos avisaron de que había muchísimo barro y que era difícil pasar. Continuamos con un poco de precaución por lo que nos íbamos a encontrar y al final solo fueron unos metros en los que el barro no llegaba a tapar el neumático. Creo que los que nos cruzamos no estaban acostumbrados al barro de verdad

En la salida nos acompaño el ‘cuñado’ de Polo, al que siempre llamamos así y en una de las paradas no pude menos que preguntarle cuál era su nombre porque o no lo había oído nunca o se me había olvidado. A partir de ahora ya será Fran, de hecho le llamé por el nombre en bastantes ocasiones para que no se me olvide.

Para acabar. He tenido la suerte de que cuando he ido a la biblioteca para cambiar un libro, me había reservado Satur, la bibliotecaria, uno nuevo del que le había hablado y tenía muchas ganas de leer, ‘El club del crimen de los jueves’, de Richard Osman, del que hay muy buenas críticas, ya os contaré.

Esta semana no tenía fotos para poner e iba a tirar de archivo, pero el domingo por la mañana coincidimos en una terraza con un grupo de ciclistas albenses que han estrenado hace poco equipación. Me llevo muy bien con ellos y no pude menos que hacerles una foto. A Ana le hizo mucha gracia el nombre, ‘Cyclocervezeros’. ¡Jaime, quién nos iba a decir hace unos años que nos encontraríamos en estas! 

También estaban unos compañeros del club que habían ido a Gajates y hasta hicieron espeleología en la ‘Cueva del champiñón’, así dice Manolo que se llama el sitio, me parecieron bonitas las fotos de la salida y os comparto una de ellas

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.