Logotipo Saldeporte
-->

Vacaciones y descanso activo

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 30 marzo, 2021

Tenía que haber estado de vacaciones el viernes pasado, pero por dejar el trabajo hecho y un curso que había en el teatro tuve que retrasarlas un día. La verdad es que me daba un poco igual porque no íbamos a bajar a Cádiz y por lo tanto la rutina por aquí va a ser poco o más o menos la misma.

En cuanto a la semana deportiva, la única novedad ha sido que el cansancio, de trabajo y deportivo, se fue acumulando y me dolían las piernas y las tenía cargadísimas. Pero no por ello dejé de hacer mis actividades. De hecho, el miércoles me tocaban un par de horas de lectura, pero el libro que empecé era ‘infumable’. ¡A mí que me expliquen cómo podía tener un premio de novela corta!, con un argumento que se tardaba en coger y que daba más vueltas que un ratón en una rueda.

Así que no pude seguir, lo di por concluido y salí antes de lo previsto con la bici de carretera. Estaba cansado y me planteé la salida como un paseo para descargar las piernas, pero al igual que me ha pasado los otros miércoles, acabé dándome caña, aun sabiendo que los días siguientes lo iba a pagar.

Y así fue, piernas todavía más cargadas y doloridas porque a ello se había unido que en el trabajo llevaba unas semanas de las buenas, a tope. El jueves, ya de perdidos al río y a correr media hora a mediodía y que fuera lo que fuera. 

Y lo que fue es que el viernes me tuve que tomar algún ibuprofeno para el dolor de piernas, pero había sido yo mismo el que me había obligado al esfuerzo extra, y es que hay veces que es lo que tienes que hacer si quieres subir un poco el nivel.

El sábado llegaba la prueba definitiva. Había que probar que el esfuerzo merecía la pena. La salida de bici de carretera de los miércoles está programada para completar la de los sábados con MTB. Me ha costado meterla en las semanas tan completas que tengo, ha supuesto un esfuerzo durante las primeras semanas, pero a la larga esperaba que hubiera resultados y parece que estos están llegando.                                            

Quedé con José y Manolo porque nadie más se animó. Así que ya de antemano sabía que con estos dos galgos el ritmo no iba a ser el que teníamos por costumbre los últimos sábados.

Y así fue, desde el principio un puntito más del mío y a unos metros de ellos con la lengua fuera. De vez en cuando se daban cuenta y bajaban el ritmo, pero la alegría duraba poco y de nuevo a ir incómodo. Eso sí, en ningún momento dije nada porque quería probarme. Hasta Salamanca por la vía verde y algún que otro ‘atajo’ que iban cogiendo.

La vuelta, más de lo mismo. A la salida de Carbajosa nos encontramos con Justi, otro compañero del club, y ya los cuatro para Alba también con algún que otro desvío por hacer el camino más entretenido. 

Si otros sábados la última media hora se me atragantaba, no pasó lo mismo en esta ocasión. Hasta una buena serie nos metimos subiendo la ‘chingona’, así la llama Gildo. Kilómetro y medio de cuesta que como vayas un poco justo te hace sufrir. Al 90% la subí, sin perder la respiración y sabiendo que todavía me quedaba reserva. Hacía mucho tiempo que no tenía tan buenas sensaciones en la bici. Ya veremos si ha sido un espejismo o si el meter esa salida los miércoles ha hecho su efecto. 

De todas formas tengo que ser realista. Si la vida vuelve a la normalidad para la próxima temporada, esperemos que sí, no voy a tener tiempo para esa salida de bici de los miércoles porque estaré dando las sesiones de gimnasia a los mayores de los pueblos de la comarca y llegaré a casa de noche. Siempre me quedará el recurso de ponerme un rato en el rodillo.

Estar de vacaciones no significa estar de descanso. El lunes, la tirada larga ha sido a primera hora. Me he levantado a la hora de costumbre, he desayunado tranquilo, vistazo a la prensa por Internet y gran parte del artículo ya escrito para hacer tiempo, que se hiciera más de día y salir a correr sin la presión del reloj por los caminos de los alrededores de Alba. Así que he ido por recorridos que no hago habitualmente y he hecho más distancia de lo normal, pero disfrutando

Y por la tarde ha habido sesión de la escuela de atletismo a pesar de que estamos de vacaciones. Se van a perder varios lunes más entre unas cosas y otras y como no nos hemos ido fuera, no me ha importado entrenar un poco de carrera y lanzamiento de disco y jabalina.                  

Reconozco que se me hace raro estar unas vacaciones en casa y ando como un poco perdido, aunque supongo que a lo largo de la semana iremos planteándonos alguna actividad, dentro de lo que se puede hacer.

Porque esa es otra. Estos días he visto gente que no tendría que haber visto y comportamientos que no son los que corresponden en este momento, pero parece que hay a quien le da lo mismo la situación y además desde algunos ámbitos se incita a ello. No sigo, que me pierdo. Eso sí, ya veremos las consecuencias dentro de unas semanas y lo peor es que lo pagará quien menos culpa tiene.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.