Logotipo Saldeporte

Efectos secundarios

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 13 abril, 2021

Si hace unos días cumplía cuatro años de artículos, en esta ocasión hay que celebrar un año desde que se publican en Saldeporte. Cuando se lo comenté a Adrián hace unos días, no creía que pudiera haber pasado tan rápido este tiempo, pero sí, ya ha pasado un año. Y es que, con todo lo que nos está tocando vivir, el tiempo no es que pase rápido, es que vuela. Y hecha la mención al aniversario, vamos a escribir el correspondiente a esta semana.

Espero que ayer hayáis podido celebrar ‘medio’ como corresponde el Lunes de Aguas, aunque seguro que por lo menos mejor que el del año pasado que tuvimos que pasarlo en casa y no por la lluvia, como en otras ocasiones. Nosotros hemos pasado una tranquila y bonita tarde en el campo con unos amigos, pero Ana sigue teniendo gafado vivir un Lunes de Aguas en todo su esplendor, unos años debido al mal tiempo, hace tres por motivos familiares y los dos últimos por la pandemia. Va a pensar que es exageración todo lo que le he contado sobre esta festividad y como nos echábamos todos al campo para disfrutar hasta bien tarde de esta tradición tan nuestra y con un origen tan surrealista como el guion de una película de Berlanga.

Llevaba unos días con el título del artículo ya en mente, ‘efectos secundarios’, y hasta había preparado los que aparecen en el prospecto de una simple aspirina, que cualquiera se tomaría sin problema ninguno si se lo pidiéramos, para que vierais los que aparecen en él. Pero era tan largo y profuso que solo con el ‘copia- pega’ ya hubiera superado la página semanal. Y eso que era el de una aspirina, porque si nos vamos a cualquier otro medicamento ni os cuento la extensión, por una parte, y los efectos adversos que pueden darse con su ingesta, por otra. Vamos, que no tomaríamos ningún medicamento por muy mal que estuviéramos si leyéramos los efectos secundarios o adversos que pueden tener ¡todos!

Me gustó mucho lo que dijo el actor José Coronado después de vacunarse. Que hay que elegir entre ‘susto o muerte’ y que él lo tenía claro, elegía susto.

Por no hablar de todas las opiniones de médicos, científicos e investigadores que insisten en que las vacunas son seguras y que por supuesto tienen efectos secundarios y algunos de ellos adversos, pero que los beneficios los superan, no ya con creces, sino de una forma tal que resulta ridículo siquiera la comparación.

En mi caso estoy deseando que llegue el momento de la segunda dosis, aunque tendrán que pasar tres meses, y solo espero que la cordura se vuelva a imponer, que nos la pongan y que no hagan experimentos, porque esos sí que lo serian poniéndonos la segunda de otra marca.

Un efecto secundario ha sido que he estado unos días un poco más cansado de lo habitual y que he notado más cargadas las piernas. Otro ‘efecto secundario’ ha sido que no he podido ir a nadar, pero en este caso debido a que el miércoles, que es mi día de piscina, tocaba vacunación a los mayores de Alba y había que estar, lo cambié para el viernes y el día antes me avisaron desde Santa Marta que la piscina cerraba porque se realizaban vacunaciones en el pabellón y la entrada a los dos recintos es la misma. Y probablemente mis piernas cansadas se deban, además, a que esta semana no ha habido sesión de piscina. Así que si esto es todo lo que tengo que ‘sufrir’ para inmunizarme yo mismo y proteger a los demás del virus, bienvenido sea.

Por cierto, el jueves también se vacunó mi madre en Salamanca y había ido con miedo por todo lo que se cuenta en los medios de comunicación. Ese es otro efecto secundario, la confusión y el miedo, sobre todo en las personas mayores.

Voy a decir lo que pienso: estas cosas no pasan porque sí, a alguien le benefician y esta campaña de desprestigio y miedo contra una vacuna creo que tiene un objetivo, o varios, porque luego, además, hay quien se aprovecha, se sube al carro y saca beneficio de la situación, económico o de otro tipo. Esto sí que me da miedo y no la vacuna.

Y como algo de deporte hay que contar, que si no… El sábado en la ruta de bici es donde noté que tenía las piernas más cansadas de lo habitual, aunque a ello colaboró Asier, con el que el miércoles metí media hora más de pedaleo de lo planeado y por supuesto que no han faltado las dos sesiones de carrera y además con recorrido duro.

Duro porque desde hace unos días me plantearon la posibilidad de hacer un recorrido de carrera de montaña el próximo domingo por la zona de Béjar y ello hay que prepararlo y, además, cambiar la programación deportiva de esta semana.

El sábado con la bici de montaña nos llevaron hasta una zona, cercana a Alba, donde alguien ha dibujado y grabado en la roca (fotos). Sorprende encontrarte con estas cosas en medio del campo y otro día habrá que ir con más tiempo para ver si encontramos más que no hayamos visto. Las descubrieron hace unas semanas unos compañeros del club y tenían ganas de llevarnos hasta allí. A partir de ahora será la zona de las ‘pinturas rupestres‘, porque al fin y al cabo eso son, independientemente de cuándo se hayan hecho.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *