Logotipo Saldeporte

Lolo Pla: “Sería un milagro salvarse, pero mientras haya un 1% de posibilidades me agarraré a ellas”

El delantero del Guijuelo ha superado esta temporada una larga lesión, pero ha regresado a muy buen nivel y lleva tres goles y tres asistencias en las últimas tres jornadas

Lolo Pla lanza un penalti en el partido contra el Lealtad / Foto: CD Guijuelo
Ricardo Alonso-Bartol | 29 abril, 2021

Has estado lesionado buena parte de la temporada, pero llevas tres goles y tres asistencias en las últimas tres jornadas. ¿Se valora más el buen momento individual en el que estás ahora después de todo lo que has sufrido?

Bueno, es verdad que ha sido muy complicado estar desde fuera. Al final el año pasado el tema del COVID-19 me creó más ganas de jugar y ahora verme desde fuera es jodido, tenía muchas ganas de ayudar al equipo. Creo que había un equipo para hacer cosas mejores, pero no se han dado las circunstancias. Claro que se valora, siempre se valora un buen momento, pero en este momento en el que he pasado por una lesión todavía un poco más, sí.

Tras la primera jornada, en la que disputaste los noventa minutos, comenzaron tus problemas físicos. ¿Esperabas desde el principio pasar por un calvario como el que has padecido?

El cuerpo es sabio, cuando te hacen una cirugía, la cicatrización de la herida tiene su proceso. Está claro que eran mínimo tres meses, podía intentar aligerarla y volver cuanto antes una vez que cicatrizara, pero el proceso era el que era. Me hice a la idea desde el principio y todo lo que pude recortar bienvenido fue. Es verdad que me voy encontrando muy bien, pero no quedaba otra que asumir lo que tenía e intentar mejorar lo máximo para poder estar lo antes posible.

Aún así, en un primer momento sí parecía que podrías evitar el quirófano, ¿no?

Sí, al principio se trató de hacer un tratamiento más conservador. Estuve tratándome con Juan Carlos Herranz, veíamos que mejoraba, pero que ni aun así me daba para poder disputar los minutos bien. Es verdad que podía camuflar un poco las molestias, pero me molestaba y decidimos pasar por el quirófano, creo que era lo más sensato. Se perdió un mes y medio, porque intentamos que fuera un tratamiento más conservador para intentar evitar el quirófano, pero es la decisión más sensata que se ha tomado, porque me hace poder estar a mi nivel.

La pasada campaña también jugaste pocos minutos en el Nástic, ¿aumentaba la presión a la hora de intentar volver cuanto antes?

Bueno, el año pasado fue duro, porque me quedé sin ficha en enero el último día del mercado. Hay clubes que lo hacen y me tuve que ir para mi casa, luego viene el confinamiento y no me dio tiempo a poder firmar en otro sitio. Eso me creó unas ganas locas de seguir jugando, pero con el confinamiento me tuve que aguantar, como todo el mundo. Vino la opción de Guijuelo, había siempre buena relación con la gente que manejaba el club y no lo vi mal. Lo único que quería era jugar, tenía mucha ilusión y fue un gran palo. En la primera jornada jugué, mejor o peor, pero se empató a cero. Esa semana, a causa también sinceramente del campo, me hice daño. Fui arrastrando, como te he dicho antes, hasta que ya se decide pasar por quirófano.

Durante tu lesión el equipo entró en una espiral de malos resultados. ¿Se siente mucha impotencia por no poder ayudar a revertir la situación dentro del campo?

Sí, ya lo he dicho más veces, es muy jodido ver a la plantilla sufriendo. No sale ni un resultado como esperamos, porque ni empatábamos, sino que íbamos perdiendo muchos partidos. Se me hacía duro ver a los compañeros desde fuera, porque no puedes ayudar, solo animarles. Intentas ayudarles en la medida que puedes, pero está claro que no puedes acompañarles futbolísticamente, jugando. Se hace más duro, sí.

En tu caso tienes experiencia en Primera, Segunda y varios ascensos. ¿Está siendo la temporada más dura de tu carrera a nivel individual y colectivo?

Bueno, en el plano colectivo sobre todo, porque creo que la plantilla es bastante buena y lo digo ahora que vamos tan mal. Se han encadenado muchas circunstancias dentro del año, encima con esta liga tan rara, si fuera una liga normal creo que estaríamos a tiempo de poder salvarnos. En el plano individual hay una lesión de por medio, que te puede pasar en cualquier momento. Sí que es duro, pero no me he lesionado nunca y es parte de mi trabajo. En lo colectivo te diría que sí, en lo individual, como temporada más dura, no lo veo así. Nunca nos gusta no jugar, pero no lo veo de esa forma.

Hablabas de esas circunstancias que se han encadenado, ya que tu lesión de larga duración se unió a la que ha sufrido Manu Molina, otro jugador que estaba llamado a ser importante, y además la plantilla pasó por un confinamiento domiciliario. ¿Ha tenido mala suerte el Guijuelo?

A mí particularmente no me gusta poner excusas, los resultados dicen que tenemos que estar ahí abajo y es donde estamos. Te diría que eso influye, pero no todo. El año no ha sido bueno por parte de ninguno de nosotros, no hemos dado el nivel que todos esperábamos cuando nos firmaron. Se hizo un equipo para intentar optar a la Liga PRO, sinceramente, y estamos luchando por no descender. Hay que ser realistas y creo que no se ha dado el nivel suficiente. Eso dentro de una persona o un jugador puede pasar en cualquier momento, este año se ha mezclado que ha sido de todos juntos y al final se ha visto el grupo perjudicado.

¿Cuáles crees que son los motivos que han llevado al equipo a verse tan abajo en la clasificación, influye mucho el hecho de que haya tocado cambiar el objetivo a mitad de temporada?

Claro, la plantilla sinceramente se hizo para intentar subir a la PRO, cuando te ves que no llegas y que quedan pocas jornadas mentalmente se hace duro cambiar el objetivo. Ha sido muy difícil durante todo el año. El campo no nos ayuda, tenemos una plantilla bastante buena como para jugar al fútbol. Es verdad que al final te acabas acostumbrando al campo y está bien, pero no podemos exponer lo que todo el mundo querría. Se han mezclado las lesiones, el tema del COVID-19…un poco todo. Esta liga no es normal, como otros años en las que hay 20 equipos y solo bajan cuatro. En otra temporada estoy seguro de que nos habríamos salvado, pero bueno. Todavía queda un mínimo porcentaje de posibilidades para poder agarrarte y mientras que haya un 1% yo personalmente me voy a agarrar.

¿Qué significó el cambio de entrenador, con la destitución de los hermanos Montes?

Bueno, es verdad que cuando los resultados no se dan es más fácil echar a un entrenador o a una persona, en vez de a veinte. Ni los de antes eran los culpables de todo, ni Chuchi ahora es el culpable en caso de un posible descenso. Todos somos responsables, los cambios de entrenadores para mí personalmente nunca son agradables, porque dejas a una persona sin trabajo. No soy la persona adecuada para hablar de un cese. Creo que los hermanos Montes dieron lo máximo para intentar ayudar al equipo para estar lo más arriba posible, no se pudo lograr. Chuchi nos está metiendo mucha intensidad, todo a contracorriente, porque se encuentra a un equipo que está bastante jodido y tiene que adaptarse a lo que hay, no puede a lo mejor exponer su juego como a él le gustaría. Siempre es positivo aprender de todos los entrenadores.

Chuchi Jorqués arrancó con siete partidos sin ganar, pero actualmente lleváis diez puntos de quince posibles. ¿Qué es lo que ha cambiado en las últimas jornadas?

La mentalidad de todos, no es que haya cambiado, sino que creo que a lo mejor se ha podido concienciar el máximo número posible de personas de la plantilla de que o intentamos sacar los máximos puntos o nos vamos. La gente sale con otra idea, es verdad que ahora vamos ganando y salen los resultados, pero el equipo va a muerte. Hay que centrarse en eso, seguir la misma línea y hasta donde lleguemos.

El otro día el propio técnico dijo en rueda de prensa que si Salcedo y tú hubierais estado desde el principio, a lo mejor él no estaría entrenando al Guijuelo. ¿Motivan estas palabras?

Bueno, siempre gusta que un entrenador hable bien de ti, pero yo le tengo que tener respeto a todos mis compañeros. Ahora es fácil hablar, sabemos todos la situación en la que estamos y nunca se sabe. Si hubiésemos estado desde el principio tanto Jose como yo, a lo mejor yo no había metido ningún gol y a él le habían metido muchos goles. Eso es secundario, siempre le agradeceré al míster esas palabras, pero ahora mismo ni me gustan ni me centro en ellas. Estoy más preocupado en intentar ayudar al equipo para salvarnos. Se le agradece, pero ahora mismo estamos en otro rollo.

Durante el tiempo que has estado trabajando en recuperarte, ¿esperabas volver a este nivel en el que estás ahora mismo?

No, sinceramente no. Me encuentro espectacular, mejor que antes incluso. Cuando me hacía mi idea pensaba en intentar acumular minutos en los partidos que me quedaran e intentar verme lo mejor posible para el año que viene tener confianza. Es verdad que me estoy encontrando súper bien, encima me están acompañando las asistencias y los goles. No puedo pedir más, que siga así y que ojalá nos salvemos.

Estáis a siete puntos de distancia de la salvación y solo quedan doce en juego. ¿Sería un milagro conseguir la permanencia?

Sería un milagro, la verdad. Es verdad que intentaremos ganar el domingo, pero no dependemos solo de nosotros mismos. Cuando eso ocurre es más difícil, pero bueno, como te digo, mientras haya un 1% de posibilidades me agarraré a ellas. Si esas opciones pasan porque el domingo tenemos que ganar, vamos a intentarlo.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *