Logotipo Saldeporte

Seguir la línea

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Tengo toda la programación deportiva semanal trastocada y lo peor es que me temo que va a seguir así de momento y durante bastante tiempo. Como el motivo son las jornadas de vacunaciones masivas, también algunos ‘extras’ en el trabajo, no me importa y nos iremos adaptando lo mejor posible.

Por lo pronto, la sesión de piscina la he cambiado a los viernes porque los miércoles son los días en los que se están haciendo vacunaciones en Alba y supongo que van a seguir la misma pauta de aquí en adelante. En cuanto a la salida a correr corta, de momento, es la única que sigue igual porque como solo es media hora, me organizo de cualquier manera y la puedo hacer en un rato antes de comer o de cenar. Dependerá de las ganas, que a veces son pocas o incluso ningunas, pero hay que salir.

La bici, además, esta semana no podía ser el sábado por trabajo, así que la adelanté al viernes tarde a pesar de que ese día ya había ido a la piscina a mediodía y sería sesión doble. Lo comenté en el grupo del club y se unieron Justi y Polo, que tampoco podían al día siguiente, aunque este último al final repitió.

Nos propuso Polo una ruta y de buen grado la aceptamos porque suponíamos que estaría bien. Un recorrido hecho al contrario que otras veces en una parte y por senderos que no conocíamos o por los que no habíamos rodado, en otra, que duró algo más de dos horas y media y que tuvo un poco de todo, incluido algo de dureza y de técnica. Lo mejor de todo es que pasamos una buena tarde, hicimos deporte y nos reímos mucho, pero que mucho, mucho.

Juan Carlos, con Pepi y Marisa

Comentábamos a la llegada que habíamos cansado a Polo, pero a reír, porque a pedalear dudo que lleguemos a hacerlo alguna vez. Empezamos fácil, por la vía verde, pero a los cuatro kilómetros ya nos metimos por ‘atajos’ y no salimos de ellos el resto del recorrido. El primero, el de la ‘lavadora’, que ya me diréis qué hace una lavadora en medio de un pinar con lo sencillo que es llevarla a un punto limpio. En fin, como suelo decir, no sé cómo a estas alturas no nos hemos extinguido ya. Es una zona, además, de difícil acceso y que nosotros con la bici consideramos técnica, así que me gustaría saber cómo hizo el impresentable que la llevó hasta allí junto con un horno cuando cambió los electrodomésticos de su casa.

Después nos metimos por una zona por la que la vegetación había crecido muchísimo desde la última vez y no se veían las roderas, por lo que había que ir abriendo camino. Se puso Justi el primero, un acto de valentía innecesario, como diría él mismo después (primeras risas), y nos dijo que siguiéramos la línea que iba abriendo en la hierba alta que tapaba media rueda (más risas). A mí me dio por decirle a Polo, que iba tercero, que tranquilo, que si veía a Justi hundirse le avisaba para parar. Y ya no paramos de reírnos durante el resto de la ruta.

Ya tienes título y tema para el artículo, me dijo Polo, y así ha sido. Una buena tarde que suplió la salida del sábado y me vino muy bien porque qué tendrá la bici que pasan dos semanas sin practicarla y cuesta volver. Pero es que además pasamos un rato divertido desconectando de otras cosas.

La salida larga a correr la volví a realizar en domingo. Por cierto, no estoy recuperado del todo de la rodilla, me duele cuando subo o bajo escaleras y sin embargo hacer deporte no hace que vaya a más el dolor, sino todo lo contrario, durante un par de días después de hacerlo se alivian las molestias y hasta baja la hinchazón. Curioso. En la mano ya se cerraron las heridas, así que la caída queda para el recuerdo y, sobre todo, para prestar más atención y no bajar la guardia hasta el final la próxima vez.  

Salí con Pepi y Marisa, casi nada, pero ellas bajaron su ritmo y yo subí un pelín el mío y así hice un poco más y más rápido de lo que hubiera hecho solo, muy bien. Por cierto, estrené la camiseta de entrenamientos del club de Cádiz.

Y ya hay fechas para las jornadas de aire libre de los Juegos Escolares. Los domingos 16, 24 y 30 de mayo. Quedan por confirmar lugar, pruebas y categorías, pero por lo menos tenemos un aliciente para lo que nos queda de actividad en la escuela de atletismo, que acabaremos a principios de junio para que la chavalería se centre en los estudios y exámenes. Ahora toca ‘ponerse las pilas’ en los entrenamientos para hacer un buen papel en esta temporada tan atípica.

Esta semana pasada realizamos las sesiones de gimnasia de mantenimiento en el jardín, antes huerta, del convento de los Carmelitas. Les encantó el lugar. Agradecido por las facilidades al prior Miguel Ángel y a Pablo García, que se encargó de abrirnos el lugar.

Y lo más importante del artículo. Mi más sincero pésame para la familia de Basi, alumna de gimnasia y aquagym durante muchos años y que ha fallecido este fin de semana. Me acuerdo en estos momentos también de otros participantes de estas actividades, como Antonia, Pilar y Fátima, que nos dejaron hace tiempo, y Pauli y Gabriel (de Encinas de Arriba), que se fueron este último año. ¡Menuda racha!

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *