Logotipo Saldeporte
-->

Llegó el puente y me llevó la corriente

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 2 noviembre, 2021

Y yo que me las prometía tan felices hace 10 días porque después de las fiestas locales venía un puente (en realidad no es tal cual un puente, pero vale) para descansar del trabajo, tener más tiempo para hacer deporte o incluso alguna cosa distinta en los 3 días…

Pues si quieres caldo, toma dos tazas. Faena los tres días, no uno, ni dos, los tres. Como dice mi madre: «Eso te pasa por valer para todo y no saber decir que no». Lo de valer para todo habría que verlo, y en cuanto a lo de no saber decir que no, yo lo digo, pero no me hacen ni caso ni se dan por aludidos y en cierta manera lo entiendo porque las cosas hay que hacerlas, tienen que salir y no sé si sabré de todo o no, pero sí que soy responsable y eso me puede, en esto y en todo y por eso no quieren que deje algunas de las cosas de las que me ocupo, a pesar de mi insistencia en ello. O eso quiero creer. Y a veces así me va.

De todas formas, estos día ha habido una complicación familiar, eso sí es importante y no lo del trabajo, descansos o deporte y todo lo demás ha pasado a segundo plano. ¡Cómo pueden cambiar las prioridades en un momento! Además, con la meteorología que hemos tenido durante estos días, tampoco es que la cosa haya estado para mucho más que rodillo y salir a correr con la amenaza de pegarte un chapuzón en cualquier momento.  

Eso sí, domingo y lunes, lo poco que he hecho de deporte, más temprano debido al cambio de hora, que siguen insistiendo que es por nuestro bien y por el ahorro energético y yo sigo sin verlo de ninguna de las maneras porque a las 18:30 es de noche y el ánimo se cae al nivel del suelo pensando que a esa horas en verano hay gente que todavía no ha ido a la piscina porque hace mucho calor. 

Pero bueno, son unos días y después me da igual que haya luz o no para seguir haciendo lo de siempre y si hay que salir a correr, se pone uno el frontal (coloquialmente, la linterna en la cabeza) y problema resuelto. Y repito, lo del ahorro energético sigo sin verlo y además pienso que anímicamente una hora menos de luz por la tarde no nos viene bien. Por la mañana que amanezca un poco antes o después tengo la impresión que nos da un poco igual, pero que a media tarde sea de noche, no sé…

Este fin de semana ha coincidido también Halloween (he tenido que mirar para escribirlo bien, no os voy a engañar) y por un lado me parece bien que los niños disfruten de esa fiesta, se disfracen y vayan con sus calabazas pidiendo chuches (toda tradición empieza en un momento determinado y el origen puede ser el que sea), pero por otro pienso que por adoptar una tradición ya podríamos haberlo hecho con la del Día de los Muertos que se celebra en México, de origen azteca, y que con sus celebraciones y desfiles sí que tiene colorido y alegría. Muy recomendable la película ‘Coco’, que trata sobre esa celebración. Pero, ojo, que por lo que he leído, los orígenes de Halloween son en realidad celtas y por tanto más cercanos a nosotros de lo que creemos, pero imagino que, como muchas otras cosas, aquí se perdió o la hicieron perder hace siglos y ha sido ahora cuando nos ha rebotado desde Estados Unidos a través de las películas.

Ojiplatico me quedé cuando en un medio de comunicación leía estos días que en la Edad Media en Europa se utilizaba la patata en vez de la calabaza para esta celebración. Y yo que creía que llegó aquí desde el continente americano después de 1492 y al principio solo como planta ornamental, sin comentarios.

Como veis, estoy ya en la parte final del artículo y todavía el deporte no ha salido a colación más que para hablar del cambio de hora. He hecho rodillo un par de días, el domingo bien temprano porque me sigo despertando a la misma hora de antes. Pues eso, rodillo, todavía de noche y entretenido viendo unos capítulos de alguna serie. 

Salí a correr el lunes, también temprano, con los nubarrones encima amenazando agua en cualquier momento, pero no cayó ni una gota. Además, pude coger algunos caminos porque, a pesar de haber llovido muchísimo, había tanta necesidad de agua en el suelo que no había prácticamente charcos, contados, y pude hacer un buen recorrido mixto de asfalto y tierra.

Y en realidad no tengo mucho más que contar porque es lo que ha habido. Menos mal que Florián, compañero del club ciclista, se apuntó a la quedada BTT de Guijuelo y me da pie a un párrafo deportivo propiamente dicho. Con la climatología de estos días se encontró lo que esperaba, agua y barro en abundancia. La edición de este año probablemente ha sido la más dura de las que se han llevado a cabo hasta el momento.

Eres un valiente, o mejor dicho, lo sois todos los que habéis participado porque yo no habría llegado ni tan siquiera a presentarme en la salida. Así de claro lo digo. Alguno me saldrá con lo de que vaya cobarde, que hay que salir haga el tiempo que haga. Pues si queréis llamarlo así, sí, pero lo tengo muy claro, sufrir una vez estás participando en una carrera, quedada, competición, etc., sí y todo lo que haga falta, pero salir sabiendo que desde el minuto uno vas a ello, ya os digo de antemano que no. Es lo que hay.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Una respuesta a “Llegó el puente y me llevó la corriente”

  1. Chus Diez dice:

    Yo estoy contigo. Teníamos que potenciar nuestro día de los santos,más que el halloween

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *