Logotipo Saldeporte
-->

Campo a través en Vitigudino

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 30 noviembre, 2021

Segunda jornada de campo a través de Juegos Escolares. En esta ocasión nos desplazamos hasta Vitigudino en un día fresquito, por no decir otra cosa, y además con viento, por lo que la sensación térmica era baja. Desplazamiento de algo más de una hora que la chavalería disfrutó bastante y al llegar, a montar la carpa, coger un par de dorsales y pedir que nos hicieran otro par de ellos que habían perdido desde la otra carrera.

Esta vez sí, estuvo todo el grupo más o menos agrupado y controlado, con lo que fui llamando a cada categoría en su momento, pidiendo que calentaran bien y pudiendo estar atento a las salidas y llegadas de las distintas carreras. La llamada de atención que tuve el último día de entrenamientos ha surgido efecto.

Es que si no, con un grupo de 35 niños, es muy difícil estar a todo como no pusieran algo de su parte. Otro día que he de agradecer la ayuda de los padres a la hora del autobús, de montar la carpa, dorsales y después desmontar todo. En la vuelta, los pocos que volvieron en el bus, porque la mayoría al terminar se va con los padres y aprovechan para continuar el domingo haciendo otras actividades en familia o grupo de amigos, estaban eufóricos y nos dieron un viaje animado al conductor y a mí, pero nada que se saliera de lo que se puede esperar de niños de esas edades.

En cuanto a las carreras en sí, decir que vine muy contento porque ha habido progresos, se lo están tomando en serio y los resultados se empiezan a ver tanto en lo individual como por equipos, que ya os he contado en alguna ocasión que es una clasificación que me interesa bastante.

A este respecto, una pena que dos de los equipos no puntuaran por falta de atletas y que además uno de ellos no pueda ya competir por equipos en la final, puesto que en estas dos jornadas no ha completado los componentes por enfermedad o lesión, qué le vamos a hacer.

Es una lástima, pero así son las normas y hay que puntuar en dos de las tres carreras para pasar como equipos a la final y los mayores entre exámenes y lesiones no han llegado a estar completos en ninguna de estas dos carreras que ya se han celebrado y solo queda una más, que será en Peñaranda, para puntuar de cara a la final de Zarapicos.

Ahora, unas semanas de descanso hasta la Carrera del Turrón, que ahora sí es oficial, que tendrá lugar en Calzada de Valdunciel el domingo 19. Para allá iremos a correr niños, padres y componentes de la actividad de iniciación a la carrera en la que para muchos será su debut y seguro que pasaremos una buena mañana. Pero todavía quedan tres semanas.

Salir a correr el lunes y terminar como si fuera el cross de Cabrerizos deslizándome por el barro me hizo imaginar lo que habrían sufrido-disfrutado los corredores el día anterior en esa localidad según estaban los caminos en un vídeo que compartieron. Algún año podré correr esos cross, espero.

Y en cuanto a la bici poco tengo que contar esta semana. El sábado, a la falta de tiempo para hacer una salida normal se unió que hacía bastante viento y no tenía ganas de sufrir más de lo que considero normal. Así que un par de horas de rodillo amenizadas con una película y con ello cumplí el expediente de la semana. Sé que es poco, pero ahora mismo no tengo tiempo de mucho más porque hay otras tareas que atender más importantes y lo primero es lo primero.

Estos días de atrás en el grupo de Facebook de la carrera Behobia-San Sebastián una chica preguntaba por qué se le podían haber puesto los dedos negros después de correr. Me atreví a contestarle que el motivo era el golpeteo de los dedos con la punta de las zapatillas y que eso se soluciona usando unas un número mayor y ajustándolas en condiciones porque incluso si son un número mayor pero las llevamos muy sueltas, el pie termina golpeando y además este problema se agrava en las bajadas por razones obvias, puesto que el pie se va hacia delante.

Este problema lo sufrí en la media del centenario que se corrió entre Alba de Tormes y Santa Marta en el año 2015 y por suerte no me ha vuelto a pasar puesto que aprendí bien la lección. Zapatillas un poquito holgadas de número y cordones bien atados para que el pie no se vaya hacia delante.

Además, sujetar bien las zapatillas no solo evita que podamos sufrir la perdida de una uña, sino que previene de esguinces, puesto que una zapatilla muy holgada y suelta puede hacer que al pisar mal se vaya la zapatilla a un lado y también el pie con el consiguiente riesgo de esguince. Por no decir que hasta podemos perder la zapatilla si no está bien sujeta y no sería la primera vez que vemos a alguien correr descalzo porque se le ha salido la zapatilla.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *