Logotipo Saldeporte

Derrota de los dos equipos charros de Segunda División

El Universidad de Salamanca cayó goleado por 3-9 ante el Leganés y el Intersala debutó en la categoría con un 4-0 frente al Colmenarejo

El Intersala debutó con derrota ante el Colmenarejo / FOTO: IntersalaF
Adrián A. García | 22 septiembre, 2019

Universidad de Salamanca e Intersala arrancaban este sábado su temporada en Segunda División Femenina de fútbol sala. El objetivo de los dos representantes charros es la permanencia y esta primera jornada sirvió para testar sus fuerzas ante equipos de superior nivel.

No fue el mejor estreno, ya que los dos cayeron en sus encuentros ante el Leganés y el Colmenarejo, respectivamente.

El conjunto universitario abrió la jornada con una derrota por 3-9 en casa. Las visitantes se pusieron pronto por delante en el marcador y supieron manejar la renta e ir ampliándola con el paso de los minutos. Con el 0-6 llegó el primer tanto local, obra de Alicia, y los otros dos, de Kris y Pascu aparecieron ya en el minuto 40. Por parte del Leganés anotaron Tania (3), Marlen (2), Elena, Laura, Andrea y Silvia.

Por su parte, el Intersala debutó en la categoría con una visita al Colmenarejo. Las de Álvaro Domínguez dieron la cara pese a caer por 4-0 con tantos de Sofi, Anacris, Tamara y Martita.

Entrenadores

Jorge García: “Partido malo en líneas generales, muy precipitadas y nerviosas, muchísimos errores no forzados en pases. Se corrió muchísimo, pero sin sentido, poca comunicación en defensa y las porteras tuvieron un día para olvidar. Todo eso nos acarreó irnos 0-3 al descanso. Cosas positivas, que se metieron tres goles con portero jugador que nos sirvieron para maquillar el resultado y que se puso mucha garra, pero en esta categoría no vale solo con eso, hay que hacer muchas cosas bien para ganar los partidos”.

Álvaro Domínguez: “Colmenarejo es un equipo con un objetivo totalmente distinto al nuestro. Nosotros, mantener la categoría y ellos, ascender. Al principio salimos muy frías, como con mucho respeto, salimos con muchos nervios, fallamos pases fáciles. No supimos controlar eso y ellas en ataque posicional nos hicieron dos goles iguales y luego recibimos otro de estrategia. A partir de ahí, vimos lo que tenemos que hacer para eliminar ese juego que hacían y en la segunda parte funcionó realmente. Estuvimos más ordenadas en defensa, en ataque profundizamos y finalizamos más. En una pérdida nos hicieron una contra al primer toque muy bien y finalizan en el segundo palo. Al final son tres puntos perdidos, pero contento con la reacción de las jugadoras en la segunda parte”.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *