Logotipo Saldeporte

Aniversarios y buenos recuerdos

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 18 agosto, 2020

De nuevo escapada a Cádiz coincidiendo con una revisión de la vista de Ana y. sobre todo, porque era nuestro aniversario de boda y me apetecía pasarlo con ella. En esta ocasión junté otro día para que diera un poco más de sí y se ha notado. Eso sí, en esta ocasión no salí a correr el mismo día del viaje porque me encontraba bastante cansado y sin ganas. Seguro que me pongo y lo hago, pero ha sido de esas pocas veces que me gana la pereza y dimos un pequeño paseo y después nos quedamos tan a gusto en casa. Así que a la mañana siguiente, jueves, en cuanto me levante salí a correr y a sudar, sobre todo sudar. El resto del día, a romper la rutina del trabajo, a relajarme y a cambiar el chip, aunque nunca desconecto del todo porque me gusta estar al día de lo que pasa en Salamanca y en Alba y comarca en particular y más en estos momentos.

Nieves Chamorro

Para el sábado, aniversario, teníamos previstas otras cosas, así que la salida de bici se adelantó al viernes. Como dicen por allí, “Cádiz tiene tres mares, el Atlántico, la ‘mare’ que parió al levante y la ‘mare’ que parió al poniente”. No es que en esta ocasión, soplaba poniente, fuera fuerte, pero terminaba haciéndose pesado y castigaba las piernas poco a poco. Además, en la zona por la que salgo no hay la posibilidad de meterse al monte, entre árboles y que te resguarden un poco. Bueno, miento, hubo un trecho de 3 kilómetros ida y 3 vuelta en los que rodé por un pinar y se agradecía. En cuanto a la ruta, he de decir que tenía prevista una última aproximación a Medina Sidonia para concretar por dónde haré la ruta definitiva en una próxima ocasión. Si no hubiera hecho aire es posible que hasta la hubiese intentado acabar, pero llegué a 10 kilómetros, aproximadamente, y me di la vuelta, puesto que sabía que no estaba para hacer bien la ruta y más con los toboganes que hay en esa parte final, que sí que conozco porque es la zona por donde llegamos a Medina en una prueba que hice hace unos años desde Chiclana, el ‘Maratón BTT El Cebolleta’.

A la vuelta, a unos 5 kilómetros de Cádiz me tomé un descanso y paré en una zona de la bahía donde han abierto un establecimiento de hostelería con unas vistas distintas y a pie de agua. Enfrente de los astilleros de la Carraca, que es para que os suene donde fondea el Juan Sebastián Elcano cuando no está navegando. El sitio está muy bien, tenía ganas de ver qué tal lo habían dejado, puesto que lo he ido viendo construir cada vez que pasaba con la bici. A falta de avituallamiento grupal, como en Alba, uno en solitario pero relajadísimo.

Por cierto, desde hace meses, cada vez que bajaba me decía que tenía que cambiar la cubierta trasera de la bici porque estaba lisa. De hecho la nueva la compré hace un año y ahí seguía. En esta ocasión me ha dado un par de sustos en un terreno pedregoso y ahora sí que he hecho el cambio en cuanto acabé la ruta. Aproveché también a lavarla y a hacer una revisión y lubricado general para que esté en perfectas condiciones. Poco trabajo porque no lleva la ‘tralla’ de la que uso normalmente.

Carlos Parra

Los compañeros de Alba han hecho este fin de semana un par de salidas aprovechando el festivo y una de las rutas me ha gustado y espero que la repitan estando yo. Además, en unos días tendré la bici de montaña lista para nuevas aventuras. Aparte de las piezas que preveía cambiar, muchas, ha habido que poner uno de los platos nuevos, así que una renovación en toda regla. Por lo que he visto en las redes sociales ha habido otras buenas rutas por allí, en este caso con la bici de carretera, como las que han hecho Carlos Parra (foto), está que se sale, y Nieves Chamorro (foto), que día a día se va superando.

Y como os he comentado, el sábado fue un día distinto. Nada de deporte y sí de salir a tomar algo, comer fuera y paseo por la noche con helado rico de ‘la Perica‘ incluido. Día de aniversario, o casi si me apuráis semana de aniversarios. Seis años de mi primer triatlón, seis de boda cinco días después y seis de mi primeros podios corriendo un día más tarde, uno por equipos y otro honorífico, en la carrera de Valdemierque, por ser tan inconsciente que la corrí el día después de la boda. ¡Como para no recordar esa semana! ¡Apoteósica!

El domingo, vuelta a la rutina deportiva y por la mañana acompañé a Concha, mi suegra, a la playa y en lo que ella tomaba el sol y pasaba el rato con las amigas, yo me dediqué a nadar. Como había poniente, voy aprendiendo, el mar estaba un poco incómodo para nadar con muchas olitas, pero solo pegué algún que otro trago de agua salada. La temperatura, buena y con tantas ganas lo cogí que hice un exceso y di tres vueltas entre espigones. Por la noche notaba los hombros cargados y me percaté de que nunca había hecho una hora de nado continuo, normal.

El lunes, ayer, antes de regresar para casa, todavía me dio tiempo a salir a correr una hora por el paseo marítimo y la playa de Cortadura, despidiéndome de Cádiz por un tiempo. Ahora, vuelta al trabajo y sobre todo a tener precaución y guardar todas las medidas preventivas porque la situación es preocupante por estos lares. Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *