Logotipo Saldeporte

Nueva ruta de bici por la provincia de Cádiz

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 5 enero, 2021

Otra semana de descanso, con siesta, paseos y relajado. Con más sesiones de yoga, la última se supone que era ‘recreativa’, menos mal, ¡uff!, y saliendo a practicar deporte con los compañeros del club gaditano Costa de la Luz.

Qué mejor manera de despedir el año que corriendo nuestra propia San Silvestre el día 31 por el paseo marítimo hasta el castillo de San Sebastián, hacernos una foto con la Caleta de fondo y volver al punto de salida. Se iba a ir a trote, o eso se dijo al salir, pero se ve que había prisa o llegábamos tarde a la cena y con la lengua fuera fui los 3 primeros kilómetros. Después bajaron un poco el ritmo y ya fue otra cosa, encontrándome cada vez mejor, tanto que al final iba tan bien que tiré hacia delante para coger al primer grupo. Lo dicho, una buena manera de despedir un año de malos recuerdos.

Y el sábado me lié la manta a la cabeza y me apunté, sin estar preparado, a una ruta ciclista de 90 kilómetros por la sierra con dos puertos de montaña de los buenos. De todas formas, por si acaso, había estudiado el track y podía reducir la distancia y la dificultad en un momento determinado. Porque según alguno, no voy a dar nombres, la ruta era asequible, pero a mí ya todo esto me pilla ‘capeao’ y me lo conozco. Iba de prestado, gracias a Antonio que me dejó chaqueta, guantes y cubrebotas, porque en Cádiz no tengo equipación de invierno ni la he necesitado todos estos años de atrás, pero esta vez ha hecho frío del de verdad y, además, la sierra no es la costa.   

La salida desde El Bosque y directamente, lo de no calentar es común en todos lados, para arriba por el puerto del Boyar. Así que yo, que soy como un diesel (de los de antes) empecé suave, tampoco podía mucho más, guardando un poco por lo que podía venir y vino.

Me fui quedando solo, el ‘cuenta’ no me funcionaba y como no conocía el puerto no sabía exactamente lo que llevaba ni lo que me quedaba, salvo aproximadamente por los ‘mojones’ que indicaban los kilómetros en la cuneta. Sin problema, a mi ritmo hasta arriba y allí estaban esperándome para la foto de rigor.

Le comenté a Ricardo que de hacer el otro puerto ni hablar porque se me iba de las manos, o mejor dicho, de las piernas, y me indicó una ruta alternativa para regresar una vez pasáramos Grazalema y hacer unos buenos kilómetros pero sin el otro puerto.

Así que a la salida de Grazalema nos despedimos y regresé por Villaluenga, Benaocaz y Ubrique (para curtida la piel de mi cara después de la bajadita que había hasta llegar al pueblo), haciendo en total unos 60 kilómetros, que con la subida del puerto del Boyar, la bajada del Pedro Ruiz y el sube y baja constante no estuvo pero nada mal.

Qué paisajes, qué frío, qué subidas, qué frío, qué bajadas, qué frío, qué pueblos más bonitos y no sé si os he dicho que hacía un frío de mil demonios que hasta subiendo se sentía. Gracias, Antonio, porque si no llega a ser por tu ropa habría sido horrible. Menos mal que en el grupo del club de Cádiz comentan que nunca habían pasado tanto frío porque si no pensaría que solo era cosa mía.

Al final terminé haciendo una buena parte de la ruta solo, pero con las indicaciones de Ricardo, perfecto, y además sabiendo que si surgía algo podía contar con ellos. He de decir, y me sorprendió mucho, que los conductores tuvieron un comportamiento ejemplar, sin tocar el claxon en ningún momento y no pasaban hasta que lo veían bien o yo se lo indicaba. A la llegada, una cerveza y a esperar al grupo sentado al sol para ir volviendo a entrar en calor, que tardé.

Y todo lo que empieza acaba, así que hay que volver para Salamanca, pero contento porque ya estaba cansado de salir solo y la lástima es no haberme planteado antes unirme a un club en Cádiz. Pero las cosas llegan cuando llegan. Me he encontrado integrado desde el primer momento y me ha cambiado la forma de practicar deporte cuando bajemos, que esperemos que este año sea un poco más que en el anterior, lo normal, no pido nada más.

Y ahora el baño de realidad. Tanto esperar las vacunas y tras de que están llegando pocas si se quiere inmunizar a la población de aquí al verano, solo hay que echar cuentas y más cuando haya que poner la segunda dosis, no puedo dar crédito a que se estén poniendo solamente una mínima parte de ellas. Que si llegaron un día tarde, que si ha habido muchos festivos porque es navidad, que si no hay personal suficiente, que si los ancianos se han ido de las residencias a pasar las fiestas con sus familiares…

¿De verdad esperan que nos traguemos todo eso? Han tenido meses para prepararse. Menos palabras, menos confrontación y más organizar y trabajar, que parecen niños peleándose por los juguetes pero con la salvedad de que en este caso los juguetes somos nosotros.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Una respuesta a “Nueva ruta de bici por la provincia de Cádiz”

  1. Antonio dice:

    Buen artículo Amigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *