Logotipo Saldeporte
-->

Roberto Íñiguez: «No quiero que no seamos nosotras, esa es la mayor frustración que podamos tener»

El entrenador vitoriano de Perfumerías Avenida analiza en la premia la Final Four de la Euroliga

Adrián A. García | 13 abril, 2021

Sensaciones: el objetivo cuando se produjo el parón era llegar, era intentar que se recuperasen y creo que lo estamos consiguiendo. No llegamos como me gustaría, con la chispa y preparación que me gustaría, pero hay que adaptarse y no utilizarlo como excusa. Todas menos Gajic van a llegar y hace unos días era complicado pensarlo.

Recuperación: estamos entrenando bien, pensamos en cada entrenamiento lo que tenemos que hacer. Afilar la sierra pero sin romper. Preparar el partido, pero sin abusar de nadie.

Sopron: es más asequible que Fenerbahce y Ekaterimburgo, pero eso no quiere decir que sea más sencillo, es que los otros son pesos pesados. Es un equipo con mucha experiencia, con jugadoras acostumbradas a estos partidos, que los han vivido y es un equipo muy sólido. Mantiene el foco los 40 minutos. Trabajo, solidez y cosas nuevas positivas. Conocéis muchas jugadoras, mucho más expertas. Equipos distintos, cada uno jugará sus bazas, estudiar bien fortalezas, alguna debilidad, pero sin obsesiona a los jugadoras. Encontrar el equilibrio para seguir siendo nosotras.

Competir: ese estrés no nos hubiese hecho preparar la semifinal como tocaba. Nos ha venido muy bien porque la Final Four nos va a venir bien para la final de liga.

Mental: muy bien, un grupo de amigas que tienen ilusión, están con ganas de pelear con uñas y dientes.

Experiencia: tú puedes decir lo que se van a encontrar, pero cada una es de su padre y de su madre. Las puedes preparar, pero no quiero que no seamos nosotras. Esa es la mayor frustración que podamos tener.

Final: tengo fe ciega en el equipo, pero Sopron es un gran equipo también. Palabras mayores. Afrontar el partido, creer porque es el primer paso, pensar en que lo hemos preparado bien y si tenemos identidad, tenemos más opciones.

Entrenadores españoles: es la señal de que hay un buen trabajo, una buena cultura, que España es una potencia en baloncesto. Consecuencia de buen trabajo. El entrenador español es humilde, capacidad de mejorar, ambición y hemos tenido buenos maestros.

Séptimo proyecto en F4: el año de Orenburgo fue inesperado, en Sopron quemé etapas muy rápido. Aquí estamos en proceso, proyecto, me gustaría que siguiese a final de liga, temporada que viene… Independientemente de éxitos y fracasos, que hay diferencia muy pequeña, que nuestro trabajo siga igual, con un proyecto joven. Lo más importante es el trabajo que tenemos que hacer.

Final valorada: doy valor a lo que piensan mis jugadoras, mi staff y mi club, el resto me importa poco. No es que no le conceda valor, pero lo auténtico es la conexión con tus jugadoras.

Feliz: ver el equipo que quiero ver, con identidad, jugando 40 minutos valientes. Ganar te da un punto de alegría y me gustaría por ellas, pero priorizo lo otro, porque nos va a dar la opción de poder jugar la final.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.