Logotipo Saldeporte

Chuchi Jorqués: «No sé qué va a pasar conmigo, no puedo desgastarme en algo que no controlo»

El entrenador del Guijuelo sigue a la espera del club y podría afrontar contra el Lealtad su último partido al frente del equipo

Chuchi Jorqués durante una rueda de prensa / Foto: CD Guijuelo
Ricardo Alonso-Bartol | 21 mayo, 2021

Última semana de la temporada. La he vivido con nostalgia y tristeza, porque me gusta lo que hago. Aunque sea una temporada difícil me da pena que se termine, porque me gusta preparar las sesiones, venir y estar con los chavales, analizar rivales…en definitiva, me gusta el fútbol. Es verdad que se van haciendo duras las semanas, es la tercera desde que descendimos. En la primera semana los chavales aguantaron muy bien el tirón y en la segunda también. Esta semana descansamos lunes y martes, el miércoles fue todo con balón y bastante divertido, el jueves era casi como un viernes, con finalizaciones y preventivo del preparador físico. No se están llevando mal las semanas, pensaba que iban a ser bastante más duras y no ha sido así, los chavales han sido bastante honestos y trabajadores. El otro día en Gijón nos condiciona la expulsión de Kike, pero los primeros veinte minutos fueron nuestros, como un tramo de la segunda parte con uno menos en el que metimos el gol y tuvimos el 2-2. Los chavales, dentro de la situación que tenemos, han sido honestos y profesionales. Se merecen toda mi admiración por eso, porque no ha sido fácil.

Charla con Kike Pina. Le dije antes del partido lo que pensaba, es un futbolista con unas condiciones tremendas, pero que tiene que estructurar un poco su cabeza. Lo que he visto en mis años como jugador es que había gente con menos nivel, pero la cabeza más estructurada, que conseguían mejores cosas. Creo que él es consciente de que se ha equivocado, solo espero y deseo que le valga para el futuro, porque es un buen crío y un pedazo de futbolista.

Posible once. El objetivo es que vuelva a haber otra vez un montón de rotaciones. Van a jugar muchos que no jugaron el otro día en Gijón y gente que por su currículum en el Guijuelo me gustaría premiarles y que terminen en el campo. No digo que los demás no se lo merezcan, pero no es lo mismo Carlos Rubén, Razvan o el capi si llega y me gustaría que se despidan en el campo si están bien. Pero está claro que habrá un montón de rotaciones y jugarán chavales que el otro día con el Covadonga lo hicieron bien. Quisimos rotar y premiar a ese once que nos había dado tanto, que es el que jugó en Gijón. Volverá a haber rotaciones, con el objetivo de acabar con buenas sensaciones y ganar, no lo veo de otra manera. Juego al parchís con mis hijos y quiero ganar, imagínate si quiero ganarle o no al Lealtad. La afición se merece acabar con una victoria una etapa muy bonita en Segunda B, en la que ha conseguido grandes cosas y en la que se ha codeado con grandes equipos. Me gustaría ayudar a los chicos para que lo afronten bien, pero no estoy en sus cabezas. Pondré todo de mi parte para que afronten con la mayor seriedad y disciplina el partido, pero luego a lo mejor empiezas el partido, te marcan un gol y bajas los brazos. Me gustaría que eso no pase.

Acabar con un buen recuerdo. Para la afición, para nosotros y para todo el mundo. No es lo mismo terminar con 25 puntos, y haber hecho 13 puntos en la segunda fase que seríamos de los mejores equipos del subgrupo, a no hacerlo. Siempre hay muchas cosas por las que intentar competir. Por la afición, el escudo, los chicos, el cuerpo técnico, terminar con 25 puntos, ganando, ser uno de los mejores equipos de la segunda fase…es verdad que clasificatoriamente no nos podemos salvar y es una putada muy grande, pero es importante para todos. Nadie sabe quién está viendo el partido de cara al futuro, para dar una buena imagen y demostrar que tienen nivel, que el descenso ha sido un cúmulo de circunstancias. Tienen cosas por las que jugar y por las que demostrar. Y yo como entrenador quiero terminar ganando, que la gente se quede con el recuerdo de que después de esos primeros partidos tan seguidos fue todo muy difícil, hemos sido uno de los mejores equipos de la segunda fase.

Futuro. Terminar cada entreno, que se diviertan los chicos, venir el sábado, estar con ellos y nada más. No me puedo desgastar en una cosa que no controlo, no sé qué va a pasar conmigo. De mí depende que compitamos el sábado, invitar a los chavales a una Coca-Cola, despedirme y darles un abrazo. No sé nada de la directiva. Solo sé que el sábado cuando acabe el partido me gustaría tomar algo con ellos, despedirme, darles un abrazo y desearles lo mejor en lo personal y en lo deportivo. Si a alguno le puedo ayudar en el futuro, que no duden que lo voy a hacer. El sábado me quedaré aquí, recogeré las cuatro cosas que me quedan y el domingo me voy. No tiene ningún sentido alargar esto, ellos son los que se tienen que poner en contacto conmigo. He reiterado que mi primera opción ha sido el Guijuelo y el que me conoce sabe que es verdad, pero no le puedo esperar eternamente. Cuando conocí a mi mujer, los dos primeros días me dio largas, pero si lo hubiera hecho tres veces a lo mejor no llevaba 22 años con ella. Mi primera opción prometo que es el Guijuelo, pero si se alargan las semanas tengo que buscar mi futuro, es algo coherente y no es hacer mal a nadie. Hemos descendido hace tres semanas, si pasa cierto tiempo tengo que buscar mi futuro. Imagina que me llaman para ir de analista a un lado, de adjunto a una dirección deportiva o de entrenador…no puedo decir que no, cuando han pasado. Sería injusto si me llaman el martes y me fumo al Guijuelo, porque habría incumplido mi palabra, pero han pasado tres semanas desde que descendimos y si me voy otra para casa sería un mes. Si en un mes ellos no tienen decidido el futuro de los que estamos aquí, por lo que sea, ya no depende de mí. Si me llaman escucharé, pero un mes es un tiempo acorde para que te puedan decir si sí o si no, si hay que esperar o no, o qué opciones hay por delante. Me encantaría quedarme y hacer un buen proyecto, conozco la Tercera División, porque he estado como director deportivo en el Cristo dos años y ha ascendido. Parte de mérito lo tengo yo, igual que cuando a Astu le ha salido mal y le ha repercutido. Me gustaría aportar mis cosas para estar en el proyecto y hacerlo, pero no depende de mí. No voy a llamar a ver si me quieren, porque mi teléfono lo tienen todos. Siempre he sido educado, coherente y nunca he dicho una mala palabra, saben cómo soy. Yo tengo la conciencia tranquila, duermo de puta madre, porque desde que he venido he intentado lo mejor para el Guijuelo. Se me ha juzgado de que no tengo experiencia, pero alguien con ella si en las cinco primeras semanas con partido miércoles-domingo se te lesionan siete jugadores y el equipo no te conoce, es muy difícil. En cuanto hemos empezado a tener semanas enteras de entrenamiento, hemos empezado a acumular sesiones, han empezado a ver qué quería y el equipo ha despegado, ha competido hasta donde nos ha llegado por el déficit que teníamos.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.