Logotipo Saldeporte
-->

Fundido a negro

‘Lo que da de sí una tirada larga’

Juan Carlos Hernández | 20 julio, 2021

Lo peor estaba por llegar y yo sin saberlo y pensando que ya había cumplido con los imprevistos que tocaban por el momento. Pues no. Un compañero del trabajo, positivo; otro, en cuarentena por contacto directo; y la persona que está sustituyendo al fijo de mantenimiento, que lleva unos meses de baja por problemas físicos, desde el jueves y en plena temporada de verano ha tenido que dejar el puesto de trabajo, por motivos que ahora no vienen al caso, con lo que hay un sustituto del sustituto (como si fuera el título de una película de los hermanos Marx) al que he tenido que enseñar todo desde cero en unos días y, por lo tanto, hacer mi trabajo y mucha parte del suyo hasta que ahora ya se va valiendo por sí mismo y se le ha quitado la cara de susto de los primeros días. Y eso coincidiendo con el trabajo extra que hasta el sábado he tenido en el teatro.  

Porque uno tiene aguante, viene de donde viene, tiene muchas tablas y ante las adversidades sabe guardar la calma y se crece, que si no… Pero a pesar de todo al cabo de los días se ha notado, tenía un dolor de lumbares que no me podía ni doblar y entre la piscina y el teatro he acabado fundido cuando la semana todavía no ha hecho más que empezar. De ahí el título, como en el teatro cuando todo el escenario va poco a poco a negro, pero sin problema, en un par de días recuperado y a todo color. Y como no tenía ni foto para esta semana, el mismo título me ha servido de recurso. Lo decía hace unos días y me temo que no me voy a equivocar, este verano va a ser de los de no olvidar.

Por cierto, menos mal que siempre he estado al día en todas las cosas del mantenimiento, a pesar de no ser mi tarea, porque de lo contrario no sé qué habría pasado y cómo habríamos encontrado de un día para otro a una persona que supiera de cloro, ph, cuándo y cómo hay que regularlos, algicida, floculante, cantidades de todo con las variaciones que hay dependiendo del calor o del agua de la red, limpiezas de filtros, etc., etc., etc. Es todo un mundo que he ido aprendiendo de verlo hacer y de echar una mano al compañero de mantenimiento cuando ha hecho falta y ahora me ha venido pero que muy bien.

Y después está lo de las personas que no saben respetar las normas y que como quieren hacer lo que les da la gana, a pesar de la situación, intentan buscar todos los recovecos posibles y retorcer las obligaciones a su antojo. Qué gente más egoísta y además sin educación ninguna, metiéndose con aquel que lo único que está haciendo es cumplir con su trabajo y con sus obligaciones. Hay quien solo piensa en sí mismo y no le importa nada (por no decir otra cosa) pasar por encima de los demás, qué pena y qué asco. Estoy muy dolido porque se lo han hecho pasar mal a una compañera de trabajo y ella lo único que hace es cumplir con sus obligaciones y con las normas impuestas por los distintos protocolos de las administraciones para el buen funcionamiento de las piscinas. ¡Impresentables!

Eso sí, a pesar de todo y de lo cansado que estaba, me he obligado a cumplir con lo previsto de actividad deportiva. Carrera el jueves, bici el sábado, nado el domingo por la mañana que por suerte me alivió el dolor de lumbares y la tirada larga de carrera el lunes, que se supone que iba a ser día de descanso pero necesitaba salir.

En cuanto a la bici, una rutita de tres horas, saliendo bien temprano y después de haber estado trabajando un buen rato antes. Llegamos por caminos hasta San Pedro de Rozados, pasando por Mozárbez y Morille y volvimos por Cuatro Calzadas. Y el domingo, después de trabajar, porque esta semana por los motivos antes citados no ha habido descanso, algo más de media hora de nado continuo que me costó, pero que no quería dejar de hacer ya que no había vuelto a nadar desde que estuvimos en Cádiz.

El lunes tenía previsto descansar, pero en cuanto pude salí a correr, a despejarme y a desestresarme. Eso sí, como cambié las cuestas y los caminos por el asfalto, por primera vez en mucho tiempo y a ritmo suave acabé llegando a la hora y por la tarde me recuperé con una buena siesta nada más comer.

Habréis leído que Saldeporte se toma un tiempo de descanso. Me lo comunicó Adrián antes de hacerlo público y me dijo que a pesar de ello podía seguirles enviando mis artículos porque los continuarían publicando. Así que agradecido por ello y como yo iba a seguir escribiendo de todas formas, en lo que quieran se seguirán publicando en este medio.

Y no quiero acabar el artículo sin recordar a Paqui, conocida de siempre, persona a la que tenía mucho aprecio y además alumna fija de las sesiones de aquagym desde hace años, que ha fallecido este lunes. Desde aquí mi más sincero pésame a la familia. Estos días, cuando hagamos la actividad, nos acordaremos de ella.

Buena semana, [email protected]

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *