Logotipo Saldeporte

Roberto Íñiguez: “Me gusta competir, así que es algo positivo que el nivel esté subiendo mucho”

Saldeporte entrevista al entrenador de Perfumerías Avenida, que ha firmado por el club para las próximas tres temporadas

Roberto Íñiguez, entrenador de Perfumerías Avenida / Foto: FIBA Europe
Ricardo Alonso-Bartol | 24 junio, 2020

En la última década has entrenado a Ros Casares y Uni Girona. ¿Con tu fichaje por Perfumerías Avenida sientes que completas esa terna dirigiendo a los grandes dominadores del baloncesto femenino español en estos años?

A ver, no sé si la completo o no, pero no voy a Avenida con ese objetivo. En ningún momento pienso que ficho por Avenida para completar una terna de grandes del baloncesto, porque además en el futuro vendrán otros, como puede ser Valencia Basket, donde también he entrenado. O incluso otros equipos ACB, que puedan hacer franquicias. Voy a Avenida porque me gusta el reto, me gusta lo que hablan Jorge Recio y Carlos Méndez conmigo…y a partir de ahí, después de las conversaciones es un proyecto que me atrae. En mi carrera siempre he ido al proyecto que más me atrae, sea chicos o chicas. Lo más importante es el club y las personas.

¿Qué es lo que te ha hecho decantarte por este proyecto?

El hambre que siguen teniendo, lo que piensan de mí como entrenador, lo que creen que puedo ayudar, las personas, el presidente, Carlos, la forma de trabajar, el que quieren un club que siga evolucionando, la plantilla que podíamos hacer con tanto futuro…hay una serie de cosas. Y me han gustado las conversaciones que he tenido con ellos, que para mí siempre antes de firmar es muy importante.

¿La plantilla que han conformado los grandes rivales de Perfumerías Avenida también hacen todavía más atractivo el desafío que tienes por delante?

Bueno, nosotros a parte de jugar Liga Femenina, Copa de la Reina y Supercopa, jugamos también Euroliga. Para mí el foco mío está en mi equipo. Lo que hagan los demás, sobre todo cuando tengamos que jugar evidentemente que lo valoraremos, pero es verdad que el nivel está subiendo mucho. Y eso para el público, la prensa y la gente que sigue el baloncesto femenino en España es atractivo. Para mí es más competitividad, pero a mí me gusta competir, así que es algo positivo.

Lo que sí parece es que será complicado que te mantengas invicto en la Liga Femenina, como has conseguido hasta ahora…

Igual que te he dicho antes, no es mi objetivo. No es algo que me preocupe, es una anécdota, algo que está ahí, pero no lloraré el día que pierda un partido. Lloraré si lo hemos perdido porque no hemos hecho las cosas que teníamos que hacer y porque nos salimos del camino marcado.

El contrato que has firmado es para las próximas tres temporadas. ¿Qué esperas conseguir a lo largo de este tiempo?

Espero entrenar el primer día, planificar, seguir planificando bien y acabar de hacer una buena planificación en todos los aspectos ahora que el equipo está cerrado. No espero nada más que entrenar bien el primer día, y al día siguiente volver a hacerlo. No me marco tan a largo plazo, porque es irreal. Los contratos al final son un papel y decidirán otras cosas como la relación que tengamos, el feeling, los resultados…Es verdad que el que un equipo apueste por un entrenador tres años te gusta, te da confianza, pero no pienso nada más allá.

Parafraseando al ‘Cholo’ Simeone, en vez de partido a partido va a ser entrenamiento a entrenamiento, ¿no?

Sí, puede ser. Exagerando lo que dice el Cholo, ahora es entrenamiento a entrenamiento. Es mi forma de hacer las cosas y cuando llega la noche pensar lo que has hecho bien, qué se puede mejorar, estar agradecido porque tienes un día de trabajo al día siguiente y a seguir. Creo que hay que tomárselo así, y más encima de dónde venimos, esta situación que hemos vivido y que no se nos tiene que olvidar.

Sí que existirá al menos una planificación a largo plazo teniendo en cuenta la juventud de la plantilla. ¿Qué papel jugará la cantera en ese futuro próximo?

La que ellas se merezcan. La que ellas se ganen. Primero tengo que ver los roles de jugadoras que hay, conocerlas bien deportiva y personalmente, y tendrán lo que ellas merezcan, como siempre ha sido así en mi vida. Hay equipos en los que he contado mucho con las jugadoras de cantera y otros en los que he contado menos. El conocimiento del día a día, cómo vienen a entrenar, la ilusión, la motivación y lo que aportan en muchas facetas es positivo a veces, pero otras no, porque se rinden pronto. Hay que ver qué tipo de jugadoras tenemos, estamos con ganas de ayudarlas a ellas y al entrenador. Tengo ganas de que el club mejore en todos los aspectos, y si la conexión primer equipo-cantera puede ser mejor, evidentemente ayudará a que todo lo mejore.

¿Cuáles van a ser los objetivos en cuanto a resultados del equipo en este primer año, tanto en las competiciones nacionales como en el regreso a la Euroliga?

Creo que el objetivo que tenemos que ponernos es ganar cada partido. Y eso nos marcará al final dónde estamos o dónde no. Es verdad, como decías antes, que hay mucha más competitividad, por lo que será más difícil al final ganar títulos. Pero yo voy a Avenida con mentalidad ganadora, como tiene el club, y eso no se va a cambiar. Hay ambición, tenemos un presidente con ilusión ahora, después de haber pasado momentos muy duros. Le veo mejor, más contento con haber podido cerrar un equipo que ni pensábamos que podríamos hacerlo hace un mes y medio. El objetivo es ilusionar, competir bien y cada partido darlo todo para ganar. La gente puede perdonar en un momento dado tropiezos, pero hay que darlo todo.

No es tanto ya el perder un partido, sino el cómo se pierde, ¿no?

Bueno, cada partido y cada rival es una historia. No es lo mismo perder en Euroliga contra un rival muy fuerte, que perder en Liga Femenina contra un equipo que no esperabas. Hay que valorar cada situación, cada partido, de dónde vienes, a dónde vas…eso lo marcará luego el día a día.

En la rueda de prensa en la que se te presentó como nuevo entrenador de Avenida pediste ser un socio de Jorge Recio y Carlos Méndez a la hora de confeccionar la plantilla. ¿Qué tal ha sido la experiencia de trabajar con ellos?

Bueno, está siendo gratificante por el esfuerzo y el trabajo que están haciendo, pero esto no ha hecho más que empezar. No hemos dado ni un paso, quizá medio, espero que tenga continuidad. Ser socios, que es algo por lo que me han preguntado varios periodistas porque ha llamado la atención, y el presidente me lo dice a mí porque le agrada, significa estar conectados, decidir juntos, marcar un camino, estar en común, hablar, comunicar, pensar lo mejor para el equipo, para el club…ir de la mano los tres, aunque discutamos a veces. Los socios también discuten, pero lo hacen por el bien común, por encontrar siempre la solución buena. Eso para mí es ser socios, tener buena conexión y saber sobre todo cuando llegan los momentos duros estar juntos. Eso me lo dice la experiencia, si cuando llegan las piedras en el camino consigues que los puntos fuertes del club sigan unidos, las cosas van para adelante, mientras que si vienen las dudas comienza la división.

Teniendo en cuenta todos los inconvenientes que han surgido en estos meses, entiendo que la plantilla con la que cuentas es para estar muy contento.

Muy contento, sí. Lo he dicho desde el primer día, y vuelvo a decir que tengo una sensación de gratificación y de agradecimiento brutal al presidente, a su familia, y al trabajo de Carlos Méndez, que sé que ha sido durísimo. Ha tenido que negociar, convencer y motivar. Yo he intentado ayudar todo lo que he podido desde fuera, desde Valencia y Alicante, por teléfono…he conectado con ellos cuando lo han necesitado y ha sido una experiencia de la que podemos estar muy contentos por cómo han salido las cosas. Luego el destino marcará, pero tenemos un equipo que no soñábamos tenerlo hace poco tiempo.

El equipo está completo con diez fichas profesionales, aunque todavía quedan varios meses para que puedas tener a tus órdenes a las jugadoras. ¿En qué consiste tu labor actual, preparando lo que será la próxima temporada?

Bueno, varios meses tampoco, en agosto estaremos entrenando, queda mes y poco. Si el 5 o 6 de septiembre se confirma que es la Supercopa, necesitamos cinco semanas mínimo para que el equipo llegue a tono, así que a principios de agosto hay que ponerse a funcionar. El trabajo ha sido de ver qué jugadoras necesitábamos, a veces el presupuesto que tienes no llega para fichar lo que quieres, así que hay que pensar otras opciones…A veces te desesperas porque las opciones se acaban, y todo lo que tú querías no es posible, porque se van a otros equipos que pagan más. Es un trabajo complicado. Y luego hay que saber exactamente por qué fichas a cada jugadora, con qué rol. Hay que saber humanamente cómo son, llamarlas, entrevistarte con ellas, buscar contactos de gente que las ha entrenado para que te hable de ellas…buscamos química al final. Y hay que saber también qué tipo de equipo queremos, buscamos un equipo intenso y esas jugadoras tienen que adaptarse a lo que vamos a pedirles. Además, hay que tener en cuenta la exigencia que tiene Salamanca. Muchas veces es positiva, fantástica, pero a veces las jugadoras lo notan, esa exigencia del público que quiere que den el 100%.

¿Es más complicado realizar ese trabajo inmersos en una situación de tanta incertidumbre?

Por supuesto. Soy una persona a la que le gusta el contacto, mirar, tocar, reírme y llorar con mi trabajo, así que para mí ha sido mucho más complicado. Por teléfono, a distancia y sin feeling que te da la cercanía es mucho más difícil.

Tampoco se sabe además cómo va a ser la competición.

Sí, ha habido y hay muchas incógnitas. Todavía está el tema de la WNBA, que está muy raro aún y hay jugadoras que empiezan ahora a renunciar a jugar. No está siendo fácil. Hay que ver los calendarios, cuándo empezamos, protocolos de las instalaciones…es complicado todo, pero lo es para todos, no solo para Perfumerías Avenida.

¿Trastoca muchos los planes iniciales esa posible Supercopa de España con cuatro equipos a principios de septiembre?

A ver, yo voy a opinar poco de eso, porque soy el entrenador del equipo y es un tema más del club. Le trastoca más al club, en cuanto a presupuestos y planificación, yo como entrenador tengo que adaptarme y nunca poner excusas. No empezaré a decir ahora que cómo se puede jugar el 4, 5 o 6 de septiembre y que no vamos a llegar bien. No transmitiría lo que quiero transmitir, que es positividad e ilusión. Por lo tanto, si hay Supercopa en esas fechas, Perfumerías Avenida tiene que ir a ganar. Punto pelota, no hay más.

En caso de que se adelante el inicio de la liga, no podríais contar con Katie Lou Samuelson y Tiffany Hayes, que estarían disputando la WNBA, por lo que el juego exterior quedaría algo tocado. ¿Os planteáis realizar algún contrato mensual a alguna jugadora para que pueda reforzar el equipo en esos primeros partidos o esa tarea recaerá en las juveniles?

El equipo ahora mismo es el que es. Si viniese una jugadora más, temporal, para ayudar, yo le hago la ola al presidente. Y creo que si toma esa decisión, se la debería hacer la prensa y todos los seguidores del club. Pero el equipo es el que es, y creo que con eso ya tenemos que estar muy contentos. No hay que poner ninguna excusa de si vamos con ocho jugadoras profesionales y chicas júnior a jugar. Son ocho jugadoras muy buenas, y lo que tiene que hacer el entrenador es que crean que con ocho se puede hacer.

Y por último, dejando de lado el baloncesto, tu hijo Pablo es futbolista profesional y lleva dos temporadas en el Hércules. ¿Te gustaría tenerle cerca y que fichara por alguno de los equipos salmantinos durante tu paso por Perfumerías Avenida?

Mi hijo tiene 26 años y tiene que decidir solo lo que tiene que hacer. Yo intento en verano estar muy cerca de él, porque son momentos en los que puedo hacer cosas que no puedo hacer durante el año. Es la persona que más quiero del mundo, pero no por eso le tengo que querer siempre conmigo. Me podrá consultar, porque siempre me pregunta ciertas cosas, pero él decidirá dónde quiere estar. Yo también tomo mis decisiones, he estado en Rusia y en Turquía, y queriéndolo mucho me he ido a entrenar. Él ha sido el primero que me ha dicho “vete ahí, porque te apetece, no dudes”, por lo que es esa relación padre-hijo en la que los dos sabemos lo que tenemos qué hacer. Pero bueno, el Salamanca es un grande, estamos hablando de un equipo grande esté donde esté ahora, siempre lo será.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *