Logotipo Saldeporte
-->

Así fue la temporada del filial del Salamanca UDS jugador por jugador

El equipo no se salvó en la primera fase, pero acabó en segunda posición el subgrupo definitivo y jugará en Tercera RFEF

Los jugadores del filial del Salamanca UDS se consignan antes del partido contra La Virgen del Camino / Foto: Pedro Alonso
Ricardo Alonso-Bartol | 23 junio, 2021
Porteros

Martín Cascajo: se hizo con la titularidad con el paso de las jornadas y firmó buenas actuaciones con las que se ha ganado una oportunidad en el primer equipo. Encajó 19 goles en 22 partidos, aunque dejó la portería a cero diez veces.

Miguel Barba ‘Mike’: a caballo entre el filial y el primer equipo, donde acabó como el segundo guardameta, recibió 12 tantos entre los 9 encuentros que disputó. Regresa a su país para jugar en el Pumas Tabasco.

Sergio del Río: portero del juvenil, entró en varias convocatorias y jugó en las dos últimas jornadas, en las que sumó 74 minutos y consiguió no encajar ningún gol.

Imanol: juvenil de primer año, solo había disputado un partido con el equipo de su categoría. Jugó la segunda mitad del último partido, en la que mantuvo la portería a cero con una buena parada.

Defensas

Luis Martínez: indiscutible cuando no le llamaban desde el primer equipo, acumuló un total de 1.374 minutos, actuando sin problemas en los dos laterales. Rindió a buen nivel a las órdenes de Javier Guillén.

Daniel Escalante: es el quinto futbolista de la plantilla que más jugó, después de sumar 1.995 minutos. Participó en 26 encuentros, de los cuales formó parte del once inicial en 22 de ellos.

Fer Romero: pieza clave en el centro de la defensa, pese a haber acabado recientemente su etapa juvenil. De hecho, solo otro jugador superó sus 2.452 minutos. Además, puso la guinda del gol en la última jornada.

Lauren Egea: se quedó en el club pese a la destitución de su padre como entrenador de la primera plantilla. No en vano, se ganó seguir con una buena temporada como central en la que jugó 2.263 minutos y marcó un tanto.

Guareño: fue titular en las cinco primeras jornadas, pero poco a poco perdió importancia y ha acabado el curso con 761 minutos jugados. Marcó un gol en el añadido ante el Real Burgos que valió tres puntos.

Leo Sepúlveda: estuvo a caballo entre filial y primer equipo, hasta que se consolidó a las órdenes de Lolo Escobar. Generó dudas al principio de la temporada, pero completó los siete partidos en los que jugó para sumar 630 minutos.

Elías: ya había debutado la campaña pasada, pese a ser todavía juvenil. Jugó cuatro partidos, a los que ha sumado 1.583 minutos más en la categoría, convirtiéndose en el dueño del lateral izquierdo en el tramo final.

Centrocampistas

Kever Embeya: acostumbrado a actuar como revulsivo, puesto que solo fue titular en 9 ocasiones después de haber participado en 24 encuentros. En total, jugó 929 minutos a las órdenes de Javi Guillén.

Marcelo del Olmo: llegaba con experiencia en Segunda B, después de su paso por el Oviedo B, pero prácticamente no ha contado para el técnico salmantino. De hecho, únicamente jugó 408 minutos, casi todos en las últimas jornadas.

Willy: indiscutible en el centro del campo, es con 2.558 minutos el futbolista que más ha jugado. Anotó dos goles, su único pero fueron las trece tarjetas amarillas que vio. Todavía le quedan dos años más como sub-23, aunque está preparado para el siguiente escalón y pasará a formar parte de la plantilla de Segunda RFEF tras su renovación.

Jorge Pedrá: fichó para ayudar al primer equipo, pero se marchó en el mercado invernal sin haber sido siquiera pieza clave en el filial, con el que jugó 765 minutos.

Oumar Camará: al igual que Kever Embeya, sobre todo ha actuado como revulsivo para sumar 810 minutos sobre el césped. No en vano, solo fue titular 7 veces, pese a que disputó 25 partidos.

Antonio Alemán: el jugador más diferente de la plantilla, demostró la calidad que atesora. Era su primer año como sub.-23, pero solo se perdió un partido y jugó un total de 1.856 minutos. Marcó un gol olímpico, pero no se lo contabilizaron

Motos: llegó en el mercado invernal, después de haber estado en el Fuente de Cantos. Cuando superó sus problemas físicos fue indiscutible en la banda derecha para acabar la temporada con 1.124 minutos, en los que marcó un gol.

Amis: pese a que tiene que ser mucho más regular durante los partidos, acabó como el máximo anotador del equipo con 8 tantos. Además, en su primer año tras acabar su etapa formativa, sumó 1.939 minutos en Tercera División.

Pablo Gallego: ya había debutado la pasada temporada y jugó otros 6 minutos en su último año como juvenil.

Nieto: acaba su etapa como juvenil con 33 minutos en Tercera División, ambos en las dos jornadas finales.

Peralvo: uno de los jugadores que más apuntan de la cantera blanquinegra, al que le queda todavía una temporada en el fútbol formativo. Aún así, sumó 24 minutos con el filial, debutando antes de certificar la salvación.

Atacantes

Ibrahim Keita ‘Ibra’: ya había demostrado su potencial goleador en el Mirandés B y ha acabado la temporada con 6 dianas. Puede actuar centrado, pero también caído a banda, lo que le ayudó a sumar 1.637 minutos.

Denilson Villa: sus buenos números con el filial le permitieron debutar incluso con la primera plantilla. No en vano, es uno de los cuatro jugadores que superaron los 2.000 minutos y anotó 5 goles, pese a que fue algo irregular.

Nico López: siempre que estuvo sobre el césped, algo que ocurrió durante 1.335 minutos, garantizó lucha. Además, consiguió acabar la temporada con 5 dianas, cuatro de ellas con el equipo jugando como local.

Clay Silvas: llegó a jugar en Segunda B, aunque con la segunda plantilla en ningún momento logró destacar. De hecho, pese a jugar en posiciones de ataque, en 1.811 minutos tan solo pudo marcar dos goles.

Brian Aleme: fue fichado avanzada la temporada sin el visto bueno del cuerpo técnico y jugó solo 27 minutos, después de participar en 5 encuentros, sin tiempo de poder demostrar nada.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.